jueves, 1 de diciembre de 2016

micro y macro

macro:
Que todo el mundo lea es importante. Que todo el mundo sepa cómo encontrar lo que le gusta leer es importante. Llenar las estanterías de literatura juvenil, seguir las modas, comprar los ejemplares del autor protagonista de la Contra. Hacer preguntas para descubrir un poco sobre esa persona. Diseñar catálogos que sean del gusto de todos, o de todos los posibles. Diseñar catálogos infantiles para ferias puntuales: Wally, Weird but True, Paw Patrol, Telgemeier, la autora estrella. Comprar en pilas. Comprar con promociones. Poner en el escaparate las novedades. Reponer en función de los datos que te indica Alt+F4. Investigar qué acaba de publicarse en castellano y catalán. Decidir si el formato aeroportuario gusta más o menos. Si quieres ahorrar un euro con poco, o algo de vista. Si conviene importar de US o de UK. Si gusta más una portada u otra. Juntar todos los libros satélite sobre Harry Potter y la última, y los de Star Wars, y los socorridos de Navidad: Calvin & Hobbes, Steve Jobs, Kiyosaki, Malala, el Booker, el Pulitzer, la última basura de Romántica o Suspense. Lo importante para nuestra supervivencia en el oficio es atraer a más lectores/clientes/compradores. Y que lean y compren. Sea lo que sea.

micro:
No me gusta lo que lee la mayoría. No me gustan las personas indecisas que se dejan convencer por estrategias de márketing, o cuyos prejuicios, o gustos, vale, son tan dispares que no habrá terreno común posible. Buscar resquicios para literatura que te emociona en los más profundo, seguir deliberadamente tus ilusiones, de forma egoísta, comprar autores olvidados por la crítica. Estar atenta por si hoy aparece alguien cuyos sentimientos hacen espejo con los tuyos. Diseñar el catálogo a tu gusto, siempre tener en stock el libro que te estás leyendo, y si lo acabas odiando, sentir serias tentaciones de descatalogarlo en el sistema. Diseñar catálogos infantiles donde pones libros que te hubiera encantado leer cuando niña: Charlotte Sometimes, I Capture the Castle, Ottolina, El Zoo d'en Pitus (este sí que lo leíste, pero no está traducido). Comprar de uno en uno. Comprar de cuatro en cuatro Cassandra at the Wedding -ayer B. lo tenía en stock en una cantidad considerable, y sonreírse, la perseverancia da sus frutos. El admirable Alt+F4 de Middlesex te da esperanzas. Investigar qué fue de aquella cuentista, cuándo se estrenó aquella obra de teatro, qué título hace accesible a Hannah Arendt. Avergonzarte un poco por todo lo que no sabes ni comprendes. B format. Mirar con agrado a los que no consultan el precio, mirar casi emocionada a los que botan porque acaban de descubrir una joya, a los que rebuscan durante horas. Si conviene entablar conversación aunque sólo te hayan dicho un tímido hola, o ni eso. Si huelen las páginas disimuladamente. Reconocer que los lectores a años luz de ti te agotan la paciencia en muchas ocasiones. Lo importante para la supervivencia de nuestra alma en el oficio es protegerse un poco, no entregarse por completo a cualquiera, y buscar a los amigos con paciencia. E intentar estimular el pensamiento crítico. Que la gente piense, por favor. Colaborar para que la gente refine sus gustos, supere sus límites, o sus miedos. Y que se busquen, en su interior. Para encontrarnos. Cuando sea. 

1 comentario:

  1. Ay, esa doble vida que todos llevamos (aunque muchos no se den cuenta) y que tú defines tan bien en lo tuyo. Recomiéndame Una soledad demasiado ruidosa hasta la extenuación, egoísta que es uno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar