martes, 22 de noviembre de 2016

Colectivo Detroit: Writer Igniter

MM52 entró en el despacho con una mala noticia:
—Sra. Calígula, me temo que nos hemos desviado del espacio-tiempo programado y el sujeto no ha alcanzado su destino.
A. Calígula levantó la vista del microfilm que estaba analizando lupa en mano. Era una mujer imperturbable, ni siquiera la sagacidad tecnológica de MM52 podía determinar si la información le fastidiaba, le preocupaba, o por dentro le hervía la sangre de pura ira. Simplemente ordenó:
—Infórmeme de la ubicación en el espacio-tiempo, MM52.
El robot diligente respondió:
—El sujeto ha aparecido en una calle comercial que estaba prácticamente vacía. En un municipio llamado Rockville, en Maryland, Estados Unidos. A las 16:23 de la tarde de viernes del 19 de junio de 2009.
A. Calígula mantuvo los labios apretados mientras oía los detalles, la mirada fija en MM52, la lupa todavía en la mano. Cuando el robot acabó de recitar los pormenores de aquel desastre, tardó varios minutos en añadir:
—Bien, informe a la comandante Napolénskaya inmediatamente. Que despliegue el protocolo Madeleine ahora mismo, no hay tiempo que perder.
—Así se hará, Sra. Calígula.
MM52 emprendió la retirada, puesto que su superior había vuelto a concentrar sus esfuerzos en el microfilm sobre la mesa, pero no había terminado de pontificar:
—¡Ah! Y una puntualización empírica muy importante, MM52.
—Dígame, Sra. Calígula —de no ser totalmente de aluminio y microchips, podríamos haber percibido la sorpresa en la voz de MM52.
—Se trata de Mozart, no de un sujeto cualquiera. Mozart perdido en un insulso pueblo de puritanos. Un Mozart de siete años, cierto. Pero un genio inmortal al fin y al cabo. No lo olvide. Ya puede retirarse.

MM52 se marchó sin saber qué decir. Si algo era capaz de humanizarle más que la avanzadísima tecnología que lo configuraba eran la vehemencia con que que A. Calígula distribuía todos esos datos albergados en su gigantesca memoria.



El reto de esta semana no lo proponemos nosotras, lo dejamos todo en manos de las máquinas, con casi el total convencimiento de que hay labores que solo las mentes humanas son capaces de realizar. 

Haz clic en el siguiente link: http://diymfa.com/writer-igniter
A continuación haz clic en : shuffle
La web te proporcionará un personaje, una situación, un elemento de utillaje, y un "escenario". 

Haz una captura de pantalla y pégala con el texto que has creado. Podéis "interpretar" las propuestas del Writer Ignater. Por ejemplo, si en setting el Writing Ignater propone un Castillo Rococó, tal vez prefiráis interpretarlo como un loft caro redecorado con antigüedades en la Plaza Mayor de Madrid. 

Veamos las alocadas propuestas. Aquí la de Adri: https://billetedecercanias.wordpress.com/2016/11/22/colectivo-detroitwriter-igniter/ Animaos a participar y no olvidéis compartir y hacer correr la voz. 

Gracias. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario