martes, 25 de octubre de 2016

Colectivo Detroit: personificación

Se olvidaron de mí. Este hecho en sí no es lo que más me ha molestado, un descuido lo puede tener cualquiera. Y han estado muy ajetreados, tanto que ya no les leen cuentos a los niños antes de irse a dormir. Cómo esperar entonces que cuiden bien de nuestra relación. Entiendo que no pensarán en mí tanto como antaño. No les disculpo. Estoy bastante dolida, lo reconozco. Pero el motivo está bien claro, tienen la cabeza en otra parte desde que se instalaron en Poitiers. La gran oportunidad, lo llaman. Cuando sus carreras profesionales parecían condenadas al estancamiento, y los sueños ni mencionarlos, y la sensación de fracaso, bla, bla, bla. Tardarán tiempo todavía en darse cuenta de que esta vida les está haciendo miserables, y separando de sus hijos, corriendo por media Francia, tren arriba, tren abajo, autobús, coche y el ocasional vuelo a Londres. Y yo ahí apoyándolos, y así me lo pagan. No, lo que de verdad me ha molestado no es que me olvidaran en aquella estación, a las seis de la mañana con frío, y lluvia, y a la intemperie. Lo que me ha molestado de veras es que no vinieran a recogerme, que no sufrieran ni un minuto por perderme. Un tipo con un mono azul gritó desde la puerta que da acceso a los andenes:
Antoine, un tal Béziers ha perdido una maleta rosa de cabina. Bastante vieja y con el asa rota.
Encima.
Tuve que dar un paso al frente, con la vergüenza de tener que oír que eres vieja y rota, y olvidable, y decir:
¡Estoy aquí!
Ya os podéis imaginar que el trato posterior tampoco fue agradable.

***

Esta semana os proponemos crear una personificación. En otras palabras, dar voz a algo que no la tenga o sea ininteligible. Podéis elegir un espacio, lugar, objeto, animal: el Corte Inglés, los calcetines de tu ex, el periquito del vecino. Y ya está, no tenemos más condicionantes.

Requisitos:

- Narrado en primera persona
- Que el texto no sea la voz / pensamiento de un ser humano.

Ya sabéis de sobra las instrucciones para participar:

1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
3. Escribir lo que te sugiera. Protagonizado por un ser inanimado.
4. Publícalo en tu espacio.
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.


No olvidéis que podéis escribirnos a colectivodetroit@gmail.com con dudas, propuestas, historias... Volveremos el 8 de noviembre. De momento, no dejéis de leer el ejercicio de Adri en Billete de Cercanías ;)




2 comentarios:

  1. (segundo intento si te llega el primer comentario, mejor aquel que este)

    No te preocupes, tú escúchame bien que en esto tengo mucha experiencia. Lo que tienes que hacer es acudir inmediatamente al Sindicato de Maletas Abandonadas (no te confundas con el mostrador de maletas perdidas, porque si vas allí, no te quedará más remedio que volver con tu horrible familia). Allí se encargarán de "devolverte" ( "por error") a una familia merecedora de tu compañía: un niño fantasioso, que te llene de plastilinas, colores pastel, dibujos y juguetes sin pilas. O a una chica exploradora, que te lleve a lugares fascinantes, te llene de hojas secas de colores, de puñados de arena, de tickets de cine en cientos de idiomas diferentes ... Te deseo muy muy muy buenos viajes. Se despide : una de las sin ruedas, que casi no quedan.

    ResponderEliminar
  2. Creo que yo podría ser de esas personas que pierden las maletas o cualquier otro objeto con sentimientos. Eso sí, espero no dejar de contarles cuentos a mis niños (en caso que los tenga algún día) por motivos de trabajo.

    ResponderEliminar