viernes, 20 de mayo de 2016

no le tengáis miedo

Aunque hay una etiqueta en este blog que se titula “la vida vegetariana”, os he hablado muy poco sobre ella. A mis amigos les hablo constantemente, y cuelgo muchas fotos de lo que preparo en Twitter. ¿Por qué no escribir sobre el vegetarianismo aquí? Quizá por no dar pie a malinterpretaciones, o porque no se vea como proselitismo. Quizá porque no tengo la verdad absoluta, ni soy una experta en nutrición y alimentación. Solamente os puedo contar qué es lo que yo he experimentado como vegetariana y ayudaros, quizá, si os apetece probar este estilo de vida.

Vaya por delante, pues esto es importante: este post sólo os resultará interesante si la idea de ser vegetarianos os atrae lo más mínimo. Es posible que estéis considerando dar este paso, e incluso convertiros en veganos.

Yo os apoyo.


Puede que tan sólo lo leáis por curiosidad. Por conocer este punto de vista aunque no lo compartáis. Gracias, entonces :)

Brevemente: dejé de comer carne en marzo de 2014. Y en enero de 2016, algo que creía impensable, dejé el pescado. Pero el cambio más importante, y más transgresor hasta el momento, también en enero de 2016, fue desengancharme del azúcar y los alimentos procesados. Es decir, dejé la coca-cola, los zumos de tetabrik,  los precocinados, las baguettes de súper, las bolsas de patatas fritas y la bollería industrial. Me pasé a las pastas integrales, los panes integrales o de grano completo, el azúcar de caña integral, y empecé a comprar más alimentos ecológicos. Sobre todo, los que me parecen más de riesgo, como pueden ser yogures o el chocolate de tableta, o el tofu y los productos de soja. Me pasé a las leches vegetales. He reducido el consumo de queso de forma que creía inconcebible, y he empezado a ser más consciente de lo que incluyen los alimentos, aunque sepamos que en las etiquetas no lo especifican todo.

my curry says hello


¿Por qué? Principalmente porque cuando a finales del año pasado vi el documental Fed Up me sentí muy frustrada y manipulada. Y porque una vez pasados los 21 días que se supone que son necesarios para crear un nuevo hábito, ya no he querido volver atrás. Si algo te sienta estupendamente bien, ¿lo cambiarías? En cuanto al vegetarianismo, aunque me cuesta separarlo de la forma en la que como ahora, empecé porque nunca me había gustado la carne. Y ahora continúo por un cúmulo de motivos. 

Ciertos documentales de Youtube y varios documentales más han contribuido a que esto se convierta en punto de no retorno. La información es poder, dicen. La información es conciencia, y muchas veces, un buen revulsivo, añado.

Hoy principalmente quiero desmentir algunas sentencias que se repiten y escuchan siempre sobre este estilo de vida, y que no comparto. Porque si alguna de estas ideas os está echando para atrás, de verdad, no need to worry ;) Comentadme en qué os gustaría específicamente que me explayara, e intentaré tratarlo en futuras publicaciones.

Los vegetarianos/veganos han desarrollado una moralidad superior al resto.

Es posible que haya vegetarianos/veganos que tengan la firme opinión de que no consumir animales los coloca en un pedestal moral. Están salvando vacas y el Amazonas. Es cierto, no comer carne y apostar por el comercio justo, ecológico y de proximidad es más ético. Pero como dice T., dependemos de la energía nuclear para tener en casa aire acondicionado, tele, DVD, ordenador, secador, maquinilla de afeitar, y todo enchufado a la vez. O revisemos la procedencia de las prendas en nuestros armarios. No, no somos seres superiores ni más desarrollados. Lo que sí he descubierto desde que soy vegetariana es que tengo una capacidad de adaptación que desconocía, y el privilegio y la fortuna de poder elegir. La flexibilidad es algo que muchos tenemos, más de lo que creemos. 

Es renunciar y privarse de muchas cosas.

Un vegetariano puede comer pizzas, hamburguesas y todos los postres que os podáis imaginar. Y lo mismo en el caso de los veganos. La dieta incluye hidratos, proteína, fibra, vitaminas, etc. No consiste en quitar, sino cambiar por otras opciones que no incluyan carne y pescado, o que no incluyan nada de origen animal en el caso de los veganos. Por ejemplo, yo no había comido albóndigas (que yo recuerde) hasta que las comí vegetales. Y el otro día por fin probé el afamado guiso que mi madre hace con ternera tempe y patatas. Aprenderéis a cocinar cosas nuevas (os animo mucho a que experimentéis), pero también podréis conservar en el menú vuestros platos favoritos. Y si estáis pensando en el jamón, volved al segundo párrafo de este post. 

pongo albóndigas en la pasta por la dama y el vagabundo

Es una dieta con la que tienes que pasar hambre.

Aunque pueda resultar una obviedad, y como ya hemos dicho, no consiste en quitar. Especialmente si os decidís por desengancharos del azúcar, cosa que recomendaría a todo el mundo, le interese o no comer vegetariano, pues notaréis que saciarse es mucho más fácil. La única diferencia entre los macarrones integrales y los refinados es que los primeros conservan el salvado, son un pelín más marroncitos, y te llenan como nunca lo harían los otros. Y si no, haced este experimento durante 21 días y luego me contáis ;) Podéis comer un menú bien completo y que sea todo vegetal. Ya sabéis: hidratos, proteínas y fibra. Combinación ganadora. Esos menús vegetarianos a 8,95€ en el que de primero hay una ensalada de aguacate y de segundo patatas con escalibada no son menús vegetarianos bien hechos. Y los reconoceréis en seguida. You’ll know.

La vida vegetariana es más sana.

Sí, si te preocupas en tener una dieta equilibrada. No, si te hinchas a precocinados con queso. Sí, si además la acompañas con una revolución ecológica en la cocina, al menos en los alimentos que para ti sean claves o de riesgo. Por ejemplo, de vez en cuando me compro una bolsa de patatas fritas, ecológicas. Los cultivos de soja suelen ser bastante agresivos, por lo que intento comprar los productos de soja ecológicos, porque ya te suelen avisar de que son cultivos controlados. Será sana si compras frutas y verduras de todos los colores. Y si la disfrutas, sobre todo si disfrutas y te informas bien.

Comer vegetariano es más caro.

Es más cara la cesta de la compra si como a mí te encantan comprar todas las pijadas inimaginables. Pero eso no responde a ser vegetariana, sino al afán de convertir mi cocina en la de un profesional. No me preguntéis cuántas especias tengo en la despensa, ya no lo sé. Y tipos de sales, y de aceites, y distintas hierbas, y que vivan las algas, y la pasta de espirulina. Pero haced la prueba un día, id directos al pasillo de frutas y hortalizas. Pensad tres platos, coged la base de ahí. Luego al de las legumbres. Y me decís. 

hay días que coges y usas todo lo que pillas en la nevera


Por el momento, lo dejamos aquí. Hope this helps. Quizá lo próximo sea una guía de restaurantes vegetarianos en Barcelona, o de canales de Youtube. Hay voces que me apoyan para que abra un canal, pero no me veo capacitada de asumir tal responsabilidad y trabajo. Quizá podamos hacer un #WhatIEatinaDay fotográfico, aunque no sea tan chachi de ver. O una lista más detallada de los beneficios que he ido experimentado en estos dos años (sobre todo muy notables a partir de enero de 2016).

He escrito este post porque, como comentó Candice del canal The Edgy Veg, si queréis iniciaros, tenéis que saber que no estáis solos. Os van a criticar y cuestionar mil veces; de repente, por todos los lados aparecerán expertos en alimentación equilibrada y ultradefensores de las proteínas. Os alertarán de las carencias de vitaminas y nutrientes como si os fuera a succionar el Katrina - como si una dieta carnívora no pudiera tener deficiencias. Pero la motivación ha de ser intrínseca, a quien tenéis que escuchar es a vosotros mismos. Vosotros sabéis por qué habéis tomado esta decisión, que yo celebro :) ¡Seremos legión!

Y no pasa nada si un día el cuerpo os pide un cacho de merluza. O unos donetes. Lo dicho, para mí es difícil a día de hoy separar la vida vegetariana del control de azúcares extraños que no deberían estar en según qué productos (y de la comida picante debería añadir). 

Gracias por leerme hoy. Y todos los viernes. Espero que el fin de semana os metáis en la cocina ;)

y este brunch es de rebote



9 comentarios:

  1. Ser vegetariana es algo que nunca ha entrado en mis planes. Me gusta DEMASIADO la carne. Siempre he sido bastante carnívora (aunque también es cierto que con la edad me he vuelto más "tiquismiquis").
    Aún así, tengo muchos amigos y conocidos que sí son vegetarianos y si algo he aprendido de verme rodeada de gente que ha optado por este tipo de dieta es la variedad.
    Descubrir su viaje hacia el vegetarianismo y conocer sus "alternativas" me ha abierto los ojos a nuevas comidas y a nuevas formas de comer. Siempre desde una dieta equilibrada que es lo que considero que, seas vegetariano o no, es lo más importante a la hora de alimentarse.
    Me ha parecido muy interesante tu enfoque y tus respuestas a los prejuicios sobre vegetarianismo/veganismo.
    Also, acabo de hacer mi segundo desayuno (como buena hobbit que soy) pero tus fotos me han abierto de nuevo el apetito, maldita! Sobre todo ese plato de curry. ¡Qué pinta, señora!

    ResponderEliminar
  2. A mi la carne no me gusta mucho, de hecho apenas como y si lo hago es porque no tengo otro remedio. Vivo con mis padres y uno de ellos es diabético, con lo cual se come lo que haya. Pero ya te digo, ni a mi ni a mi madre nos hace ilusión la carne por lo que somos más de pescado... y porque no puedo elegir, si pudiera quitaba también el pescado y la leche (que en mi casa es desnatada, por lo del diabético). La bollería industrial no entra en casa, ni los dulces ni los alimentos procesados, suerte de que somos medio de pueblo y nos traemos los productos de la huerta todos los fines de semana. Que dice mi madre que "la niña es de verduras, de toda la vida".

    Ahora bien, cuando estoy sola no como ni carne ni pescado en ninguna de sus variantes. No puedo decir que soy vegetariana porque no puedo elegir, aunque suene a excusa barata, no lo es, es frustrante. Si viviera yo sola otro gallo cantaría.

    Mi relación con la comida y con la familia a la hora de la comida es complicada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que preferiría que hablaramos sobre esto en privado ;) Es un poco complicado crear un diálogo en los comentarios de este post. Y más sobre un tema que a mí me parece muy personal. Gracias por compartir la situación. ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Llevo literalmente años planteándome realizar este cambio en mi alimentación y por fin puedo decir que, de cierta manera, lo voy haciendo (muy poco a poco, pero sí). Lo primero que hice fue cambiarme a las leches vegetales, pero esto fue muy fácil para mí. Nunca me ha gustado demasiado el sabor de la leche de vaca y desde que probé la de soja la bebo todo el tiempo. Después dejé de comer pescado, luego cierto tipo de carne. Ahora mismo como muy poca carne y espero verme pronto con la fuerza para dejar de comerla del todo. Lo que más me va a costar va a ser lo de los huevos y sobretodo el queso (es mi debilidad), pero cuando estás seguro de que quieres hacer algo y has tomado la decisión solo es cuestión de tiempo conseguirlo, así que en ello estoy.
    Me encantaría que recomendaras canales de youtube sobre este tema y si no te animas a crear el tuyo propio espero poder ver algún día ese #whatieatinaday en forma de post. Y también sobre los beneficios que te ha traído este estilo de vida. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dani. Celebro que estés en pleno proceso de transición :) (y que te tomes el tiempo que tú necesites). Veo que vas por el camino del veganismo. La verdad es que yo como todavía huevos y queso. De momento, aunque cada vez menos, no me he planteado dejarlos. Pero la mayoría de los platos que consumo son veganos. Y todos los canales que sigo también. Haré un listado.
      Sobre todo, lo que creo primordial, es que cuanto más se cocina, más se aprende y divertido se hace el proceso.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Hola! Hace dos semana que decidí dejar de comer carne,algo que llevaba dando vueltas en la cabeza desde hace muchos años pero que no llevaba a cabo por las críticas que recibía y por fin di el paso gracias a esta entrada y decir que no puedo estar más contenta! De momento como pescado pero tengo pensado dejarlo a la larga también. Muchas gracias porque este es el empujón que necesitaba! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cynthia. Cómo me alegra leer esta decisión :) Todo mi ánimo y apoyo, me alegra haberte dado el empujoncito. Y si necesitas alguna cosita, no dudes en contactarme. ¡Besos!

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias! Necesitaba que alguien me animara,saber que no estoy sola así que,de nuevo,mil gracias.Espero que más gente que se encuentre en la misma situación den con esta entrada y que como a mi les sirva para dar el paso :) ¡Besos!

      Eliminar