martes, 8 de marzo de 2016

8 de marzo: 8 cosas que no me gustan de las mujeres

01. Que cobren menos que los hombres y ocupen menos puestos de responsabilidad.
02. Que como sexo se nos adjudiquen ciertos adjetivos negativos o frívolos de forma constante. No es infrecuente que tilden a las mujeres de débiles, locas, zorras, arpías, urracas... Y que nos espeten el consabido "ay, cómo eres", que ya es casi un término peyorativo. También somos el bello sexo. Aunque no nos interese la belleza física. Y todos sabemos que lo de generalizar es un pecado capital. La mujeres no son. Una mujer es (inserte aquí un adjetivo). Aunque sí creo que la sociedad patriarcal nos ha impuesto ciertas conductas que ya son casi inherentes a nuestra personalidad. Por ejemplo, las mujeres trabajadoras en el ámbito corporativo deben demostrar el doble sus habilidades y capacidades intelectuales; insistir más y confiar menos en que se haga justicia. Tenemos que ser más vigilantes porque no nos van a regalar nada. Todo lo que consigáis es justo, os habrá costado más esfuerzo (quizá) de lo que pensáis.  
03. Que las mujeres contribuyan a perpetuar la imagen patriarcal en los medios. Hay ciertas editoras muy poderosas, tanto que incluso están en la lista Forbes, que permiten que en sus revistas nos dicten qué llevar, qué comer, qué productos comprar, cómo tapar "nuestros defectos", con qué dieta o suplemento macrobiótico nos debemos esclavizar. Supongo que en cierto modo ese es el propósito de su trabajo. Y cuidado, que también hay que considerar como medios cientos y cientos de blogs.
04. Que puedan estar tan dispuestas a criticarse a sí mismas, y a la vez, tan poco acostumbradas a defenderse de los ataques. La fuerza, por favor, fuera. Impulsar y no contener. No os miréis en el espejo y le deis la razón a todos esos comentarios negativos sobre vuestro cuerpo o persona. Tenéis que seros fieles. Siempre. Vais a estar con vosotras toda la vida.
05. Que den tantísimas explicaciones: que por qué viajas "sola" con una amiga (Una persona va sola. Dos, acompañadas); que por qué te pones eso; que por qué sales con éste, o por qué habéis roto; por qué te peinas así; por qué te vas a comer esa galleta, sí; por qué vas a volver tan tarde; por qué me dices que no. ¿Seguro que dices no? El "no", esa palabra que apenas podemos usar sin parrafada detrás. 
06. Que nos hipersexualicen. Mango Kids tiene bermudas para niños. Para niñas, ofrece shorts justo por debajo de las nalgas. En las bermudas además pone algo así como "Mango Boys" y en los shorts, "Mango Girls". Que te quejes no supondrá que solucionen esta problemática con los diseños para la próxima temporada. Pero yo la próxima vez creo que voy a poner una reclamación.
07. Que no seamos más solidarias con el resto de la mujeres. Tus vecinas, tus compañeras de trabajo, tus amigas, tus conocidas, las mujeres de la China o Pakistán. Deberíamos ser una legión. Deberíamos respetar todas las decisiones tomadas por otras mujeres, aunque a veces no las compartamos o entendamos. Deberíamos alegrarnos por el éxito y los logros de las demás. Deberíamos sentir que las quejas y lo que piden las mujeres negras, asiáticas, musulmanas, budistas, vegetarianas, veganas, lesbianas, etc. también es un poco nuestro fin. Lo que nosotras buscamos. Lo que significa la igualdad, o más bien, la equidad. 
08. Que tantas reivindiquen sus derechos únicamente el 8 de marzo.

¡Buenas noches, camaradas! 

4 comentarios:

  1. Ayer te decía que el 7 considero que es la prioridad en estos momentos, porque ya nuestras yayas las sufragistas nos enseñaron que la unión hace la fuerza, ay si Elizabeth Cady Staton y la señora Pankhurst levantaran la cabeza (aunque esta última era un poco -bastante- hipócrita). También es muy importante que enseñemos a nuestras camarádas más jóvenes, porque parece que la tendencia actual no es ir hacia adelante sino hacia atrás, por desgracia.
    Ayer en clase de inglés una chiquita de 16 años, hablando de los crímenes de oido (que derivó en una conversación sobre lo que está bien y lo que está mal) comentaba que en su clase del instituto no hay machismo pero sí homofobia. Le explicábamos las mayores y la profesora, que el machismo en la mayor parte de los casos es muy difícil de ver a simple vista, que es mucho más sutil, porque es más fácil (por desgracia) que un homófobo encuentre respaldo, que un machista (que aun así lo encontraría). Que se fije bien en los comportamientos de sus compañeros y compañeras, cómo interactúan entre ellos, sobre todo los que forman parejas.

    Necesitamos que los hombres nos vean como sus iguales, necesitamos poder exigir el mismo respeto, la misma dignidad, las mismas oportunidades con las mismas condiciones. Pero ellos también lo necesitan. Porque luchar porque los hombres sean iguales a nosotras también es feminismo. Luchar por la igualdad de ambos es feminismo.

    Y tal vez entonces no necesitemos un día de la mujer, ni del hombre (que también lo hay).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy prácticamente de acuerdo contigo en todo. Menos en lo de que los hombres también necesitan que nosotras luchemos por su igualdad. Ser hombre en esta sociedad significa tener un privilegio. Es como el privilegio de ser rico, blanco, delgado, etc. Se puede tener uno o varios privilegios. Y no creo que ningún colectivo o clase privilegiada necesite que nadie de un clase o colectivo desfavorecido reclame sus derechos. Porque ya está en esa posición de privilegio.

      Eso no rivaliza con el hecho de que creo firmemente que la unión hace la fuerza, así que bienvenidos sean todos los hombres feministas.

      Eliminar
    2. No me refería a igualdad en privilegios porque claramente los hombres los tienen todos y las mujeres muy pocos, por no decir casi ninguno. Me refería a que la igualdad es la igualdad, que, por ejemplo, los hombres tengan derecho a la misma baja por paternidad que las mujeres, por el hecho de que un recien nacido es responsabilidad de ambos. O el hecho de que los cambiadores de pañales para bebés estén siempre en el baño de mujeres, en casos extraordinarios (por lo infrecuente) en un espacio común y nunca o casi nunca en el baño de hombres.

      Sé que son escasas las situaciones, que realmente no son privilegios para las mujeres sino obligaciones impuestas directa o indirectamente, pero deben ser compartidas por ambos si queremos igualdad.

      No se si me he explicado mejor ahora o si lo he lidado más XD

      Eliminar
    3. En estos aspectos que comentas sobre la paternidad no te falta razón. Lo que pasa es que me parece tan frecuente llegar a este momento del discurso en el que de nuevo sale un hombre, que me agota un poco. Lo siento, parece que esté a la defensiva por escrito, pero no es así. Como cuando se comentan las víctimas de la violencia de género, y siempre hay alguien que te dice "los hombres también son maltratados". O cuando tres personas en menos de dos horas, el 8 de marzo, te dicen "¿y el día del hombre?". Etc, etc, etc. Los hombres son ineludibles, y los tenemos que ganar para nuestras filas. Pero no son los protagonistas, my very humble opinion.

      Eliminar