miércoles, 16 de diciembre de 2015

resoluciones

He empezado a poner en práctica las resoluciones para 2016. Por eso de ir cogiendo carrerilla, o porque de repente es esa época del año en que toca ser optimista (siempre recordaré a aquel cliente anónimo que nos dejó colgado del árbol estas hermosas palabras: "que me toque algo, o que me toque alguien, que si no me tengo que tocar yo"). Con alegría, y ahora que ya estoy en esa edad donde no me queda mal aparentar que estoy supervisando las lecturas de mis hipotéticos vástagos, me he propuesto leer más literatura infantil/juvenil. 

Años atrás ya mantuve un blog sobre álbumes ilustrados, que tuve que abandonar cuando cambié de trabajo, pues en Balmes 129 bis no se pueden coger los libros en préstamo y, no, camaradas, las libreras no leemos en horas de trabajo. Esa es una leyenda urbana que propaga el desconocimiento absoluto de la profesión. Ahora entenderéis mejor mis ojeras.

Retomando el hilo de la literatura infantil, que para eso estoy escribiendo este post, hoy quería proponeros el libro que me ha hecho tomar tan épica resolución: Charlotte Sometimes de Penelope Farmer, novela que decidí leer porque inspiró una de mis canciones favoritas de The Cure. Novela que lamentablemente no ha sido traducida al español :( Pero seguro que muchos os vais a proponer leer más en inglés el año que viene, ¿verdad que sí?

Portadas así, sí


Os resumo el argumento en unas pocas líneas, que no quiero sucumbir a la tentación de destripar el libro y herir sensibilidades: estamos en 1958 y Charlotte Makepeace llega a un nuevo internado donde comparte habitación con varias chicas. Le es asignada la cama junto a la ventana. Nada fuera de lo común. Pero al día siguiente, despierta en 1918 y todo el mundo la llama Clare. 

Hay diversos motivos por lo que se debería leer Charlotte Sometimes: porque es una novela de ciencia ficción sobre viajes en el tiempo sin grandes pretensiones técnicas, pero de lo más original (¿quién dijo que todo necesita una explicación?). Porque la protagonista es una niña guay. Porque hay una sesión de espiritismo. Porque es ideal para todos los anglófilos. Porque mola compartir gusto con Robert Smith. Pero, sobre todo, porque Penelope Farmer destaca por algo que me fascina y admiro a la par: la economía del lenguaje. Explicar una historia de forma sencilla, pero con un estilo personal y cuidado. Conseguir que el elemento fantástico resulte lo más natural y habitual del mundo. Lo que le pasa a Charlotte le podría suceder a cualquiera si se alinean los astros. Una cierra el libro satisfecha y con una sonrisa de oreja a oreja. 

Charlotte Sometimes forma parte de la colección de clásicos de Random House, en el sello Vintage. Una estupenda colección con la que pienso arrasar y que podéis consultar clickando aquí. Yo ya tengo en mente algunos más. Por ejemplo, What Katy Did o Emil and the Detectives

Iré informando de nuevos descubrimientos... ;)

No puedo no poner esto:





All my loving xox

6 comentarios:

  1. desde hace un par de años, cuando conocí una especialista en Chinese Children Literature (curiosamente también se estaba especializando en Ghost Literature), sostengo que la literatura infantil no recibe toda la atención que merece, y no hablo ya de expertos literatos o críticos, si no por parte precisamente de fervientes lectores.

    Muchos opinan que el autor de literatura infantil se ve obligado a mantener ciertas pautas ( prosa ¿sencilla? , poca complejidad argumntativa y poco desarrollo del personaje), y estoy en completo desacuerdo. Para mí, más bien, el autor de literatura infantil se ve liberado de ciertas presiones ejercidas por el "lector adulto" que da lugar a estupendas historias, donde siempre hay lugar para lo inverosímil.
    Por cierto, de niña, mi libro favorito (lo habré leído 50 veces) era el "superzorro". Es una obra de Roal Dahl, que, me vengo enterando que es precisamente la obra detrás de Fantastic Mr Fox de Wes Anderson, película que no vi precisamente por miedo a una decepción. He de admitir, sin embargo, que me llenó de orgullo enterarme de que mi yo infantil compartía preferencias literarias con Wes Anderson :)
    Me uno yo también a esa resolución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, este mensaje vale más que la entrada que he escrito. ¡Gracias, A.! :)

      Tengo que decirte que el otro día vi Fantastic Mr. Fox de Wes Anderson y me encantó. Creo que está a la altura de The Royal Tenenbaums. Ahí lo dejo. Aunque es cierto que -oh, confesión- no he leído la historia general. Yo siempre he sido más de The Witches y Matilda. Quizá ahí va otro propósito: tú ves la peli, yo leo el libro. ¿Qué te parece?

      Eliminar
  2. I'm going to read this dear long lost Maude! And I'm going to see you again! xxoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you, Susana! I'm sorry, I've been dead busy and I've sort of neglected my social media. Love!

      Eliminar
  3. Bueno!! Qué alegría volverte a "ver" por aquí. ¡¡Cuánto tiempo!!

    Pues tengo que confesar dos vergüenzas, la primera que no leo literatura infantil/juvenil y la segunda que no leo en inglés, ni propósito que me hago ya. Así que estaré atenta a próximas propuestas traducidas y quién sabe, igual me animo.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello! Perdona por responder tan tarde. Sí, me ha costado un poco volver esta vez XD ¡Gracias! Un beso.

      Eliminar