viernes, 3 de julio de 2015

rompiendo las reglas

Ayer A. me dijo que estaba organizando muy mal el actual reto del Curso Primero Maude, que ni tan siquiera había explicado en qué consistía. Y tiene toda la razón. Por eso, he decidido que en julio (semana del 20-26) organizaré el mismo reto. Y espero que esta vez sí, por todas las que no ha sido posible hacer un seguimiento correcto, todo el que quiera pueda apuntarse.

El reto consiste en romper reglas de la moda y he estado utilizando el Twitter el hashtag #BreakTheRules. Por romper reglas de la moda podemos entender muchas cosas: combinar azul marino con negro, utilizar un vestido formal con zapatillas deportivas, llevar un zapato de cada… No obstante, cuando tienes un cuerpo no normativo, hay muchas más reglas que romper, aunque, en realidad, yo prefiero llamar a las cosas por su nombre: son prejuicios y miedos que vencer.

Mi querida A. me advirtió ayer que en su momento Eli del blog Vístete que vienen curvas (muy recomendable) había escrito un post sobre las 10 reglas de oro para ser una “gorda perfecta”. Léase "perfecta" como ser una gorda que no viene a molestar y llevar la contraria a la imagen patriarcal. Podéis leerlo pinchando aquí. Es un breve ejemplo de la extensa normativa que se les ha impuesto a las tallas grandes desde la sociedad. Creencias bastante absurdas que solamente contribuyen a la represión corporal. Un poco como cuando mi abuela decía que si tenías el periodo no podías ir a la playa, que eso lo sabía todo el mundo. Pues bien, si estás gorda tampoco puedes usar bikini. Y a mí me gusta mucho esta campaña que siempre circula por estas fechas en blogs de positivismo corporal: ¿qué necesitas para tener un cuerpo de bikini? 1) un cuerpo y 2) un bikini. Punto.

Ante afirmaciones como: las gordas no pueden llevar shorts, ni minifaldas, ni vestidos, ni tirantes, ni rayas horizontales, ni estampados en la parte de abajo, ni colores cantones, ni ropa que marque, ni vestidos de tubo, ni tacón fino (que se rompe), ni pitillos, ni… Hay que preguntar: ¿y por qué no? Cualquier respuesta negativa nace de la presión social de no hacerlo. Básicamente porque siempre ha sido así. Porque no es para nosotras, no queda bien, no es adecuado, no es bonito, etc. Me remito de nuevo al blog Vístete que vienen curvas, por citar un ejemplo. Veréis muchas imágenes sanas y positivas desmontando todos estos noes ridículos y caducos.

Yo soy de las que cree que las "bambas" pegan con todo

Por eso, esta semana ha sido un poco trampa. Básicamente, me he dedicado a subir fotos de lo que me pongo en verano, sin probar  ninguna combinación estrambótica. Pero, fíjate, que llevar tirantes y shorts puede ser una auténtica revolución con cierto peso. Con el calor y la humedad que hay en esta ciudad, una auténtica necesidad. Y no obstante, cada verano sigo viendo a esas chicas que se ponen un vestido o falda con leggings negros largos. Y en la mayoría de los casos se tratan de chicas con cuerpos no normativos. Esto yo también lo he hecho. Y recuerdo a G. diciendo que no entendía para nada a las mujeres que llevaban medias en verano (y no por trabajo o por otras cuestiones puntuales). Pues bien, es que ninguna va a decirte: «es que no puedo lucir piernas, estoy gorda». No son cosas que se reconozcan en voz alta en cualquier conversación. De hecho, antes se esgrime que a ti te gusta así, que estás más cómoda, etc. Pero no. En realidad, tienes esa prohibición corporal tan interiorizada que ni sabes por qué la sigues. Como sabes que después de todas las comidas hay que lavarse los dientes. O que hay que dejar salir antes de entrar (¡ja!). No lo tienes que verbalizar, son costumbres aprobadas y adoptadas por todos.

Así que esta semana es un romper las reglas aunque ya lo había hecho tiempo atrás. Muchos pensarán que no ven dónde está el problema, que para eso es verano. Pero lo dicho, yo me he prohibido muchas cosas durante mucho tiempo, y sé que todavía hay mujeres que tienen muchos complejos relacionados con la ropa de verano. Por ejemplo, una de mis hermana hace siglos que no lleva tirantes. Y lo cierto es que tu brazo gordo está ahí con tirantes y sin. ¿Seguro que lo tapas y pasas calor por ti, o por no "ofender a la vista"? (qué horror de expresión).

En un tono más serio, no quiero dejar de compartir este artículo publicado en la Doble Efe. Tiene mucho que ver con el origen de los prejuicios y las prohibiciones corporales. Y es un tema que se toca muy poco: el privilegio social de estar delgados. Si alguien se anima a leerlo, ya me dirá qué le ha parecido. 

Mientras, a predicar con el ejemplo y a guardar las medias en el cajón hasta otoño*, por favor (al menos en Barcelona).

¡Buen fin de semana! 

¿Por qué cuando miro para abajo parece que cierre los ojos?




*= hay truquitos para los roces. Interesadas en conocer el mío, dejadme un mensaje :)

2 comentarios:

  1. Pues estaría bueno tener que ir con medias en pleno verano! Yo me pongo shorts y minis y al que no le guste que no me mire las carnes.
    Mi truco para los roces es ponerme un culotte debajo d la mini o el vestido y listo. Cómoda, fresca a pesar de que pueda parecer que no, y si se me sube y se me ve me da lo mismo.
    También llevaba una buena temporada sin ponerme tacones, pero este verano he desempolvado unas cuñas de vértigo y me veo divina... Cierto es que arriesgo poco en mi vestimenta, pero no soy esclava de mis curvas. Y cada vez me pongo más colorín y me siento más segura de mí misma, que yo creo que al final es el objetivo de desterrar los miedos estéticos.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta este mensaje, gracias :) Ya intercambiaremos truquitos. El único problema que le veo al culotte, o el pantaloncito corto es que añades otra capa, y aquí hace un calor tremendo.
      Debo confesar que yo tacones pocos, a mí me gustan los zapatones, con vestidos y con todo. Tengo una boda en octubre, a ver qué encuentro.

      ¡Mua!

      Eliminar