miércoles, 8 de abril de 2015

llévame a la morada del caos

Por fin pude visitar a Y. en Lyon durante el puente de Pascua. Y como sabe muy bien lo que me gusta, me llevó a la Demeure du Chaos el domingo. Literalmente el nombre del lugar significa "la morada del caos" y es un museo de arte contemporáneo, gratuito, situado en el pueblo de Saint-Roman-au-Mont-d'Or, un pequeño paraíso a orillas del río Saona. 

Salí de allí convencida, y agradecida (Y. es una crack), de que aquella caótica morada era lo que más me había gustado de Lyon. Aunque ahora reconozco que el paseo por las traboule del barrio de la Croix-Rousse son otra experiencia inolvidable, que recomiendo a los más curiosos. Y es que da cierto morbo eso de atravesar edificios por antiguos pasajes secretos  y calles interiores utilizadas por contrabandistas. Pero volviendo al tema de hoy...

La Demeure du Chaos es un proyecto de Thierry Ehrmann e incluye más de 2500 obras de múltiples artistas, además de las del fundador. Aquí se mezcla todo: graffiti, escultura, pintura; simbolismo y eslóganes; reivindicación y lucha política, con un obvio denominador común: sembrar el caos, avivar la materia gris y hacernos pensar y elucubrar a mil revoluciones sobre nuestra realidad, nuestra sociedad y nosotros mismos. El arte combativo siempre me ha inflado el corazón de emoción. Al parecer, el Ayuntamiento de este pequeño pueblo, que está inmaculado (os lo juro por Cyrano, el resto del pueblo es el lugar más limpio donde haya estado jamás), le ha declarado la guerra al museo y el consistorio quiere obligar a Ehrmann a dejar la casa tal como estaba antes. De momento: el caos 1, el pueblo 0. Allí está, en esa mítica esquina, de libre acceso, abierto fines de semana y festivos y no lo moran cuatro gatos. No, ese sitio tiene un poderoso imán. Y si alguna vez pisáis la ciudad de Lyon, por favor, pasad por allí. Tendréis más información clickando aquí.

Os dejo con algunas fotos ;) (perdonadme los posados, es el pasado de "fashion blogger" que me sale de vez en cuando):  

El capitalismo salvaje no es el futuro de la Humanidad

Sid se ha vuelto tímido

Ver tanto que no ver nada, sólo el caos

Discúlpenme, camaradas, hay espacios en los que tengo que posar sí o sí

Alguien tuvo la idea de poner una y mil hipotéticas prohibiciones y he aquí mi favorita: Prohibido que te gusten los gilipollas. Yes, sir

Las oficinas por dentro (¿les podré mandar un CV?). Yo me pasaría el día mirando al techo

Es que tenía que ponerme en la panorámica, para mostraros mi cara de fan alucinada

Cuidado, que vienen los francomasones

Calaveritas y caras conocidas por todas partes

Ave Kubrick. Una y dos y tres reverencias



Aprovecho para lanzaros una pregunta: ¿os apetecen más posts sobre viajes y/o agenda cultural? En formato brief, por supuesto. En caso afirmativo, tengo alguna que otra recomendación más ;)

Buenas noches, y buena suerte. 

6 comentarios:

  1. ¡Sí! más entradas viajeras para los lectores que nos <3 viajar y decir que no nos gusta hacer "de turista" :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo soy igual :) Por favor, no me confundan: yo no quiero fotos de postal, ni comer en sitios que los autóctonos desprecian. De eso te previene vivir en Barcelona.

      Eliminar
  2. Eso, eso. Demasiadas fotos iguales de lugares típicos hay ya. ¡Queremos descubrir más sitios como éstos! Yo, desde luego, me lo apunto por si voy a Lyon.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha sorprendido mucho, la verdad. No pensé que me iba a gustar tanto ;) ¡Un beso!

      Eliminar
  3. ¡Pues claro que queremos posts sobre los lugares que te hayan interesado/alucinado! No es un lugar que yo visitaría por mi propia iniciativa, lo mío es la museística más clásica (entono el mea culpa), pero me encantaron las fotos, las frases y el proyecto en sí; y sobre todo el entusiasmo con el que nos cuentas todo. Un poco de underground para remover la masa.
    Cuando voy a conocer una ciudad, hago una preselección de lo que quiero ver, suelo descartar lugares como la Torre Eiffel, que no visité cuando fui a París. Pero por otro lado me decanto mucho por museos clásicos: yo viviría literalmente en un pasillo del Louvre, que me hagan un huquito ahí en las salas de cerámica griega ;) ;) que no molesto!
    Y luego están los sitios que rebusco porque sé que casi nadie los visita y a mí me dicen mucho: véase iglesias poco conocidas y menos aún frecuentadas de Roma, catacumbas y cosas así que a mí me rechiflan. A cada uno una ciudad nos transmite una sensación distinta, y me gusta compartir las distintas visiones que leo por la web de las personas que las visitamos.

    Un abrazo Jen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan los museos clásicos, no creas. Aunque el Louvre no es mi favorito. Me quedo con el Prado mil veces :) Y con la Galería Uffizi. Y por supuesto, algún día entraré en el Hermitage (y seguro que se me salta alguna lágrima). Muy fan de que no hayas visitado la Torre Eiffel, aunque a mí todo ese hierro me gusta muchísimo, y por debajo me pareció una maravilla (lo de la gente ya es otro cantar). ¡Un besazo!

      Eliminar