lunes, 29 de diciembre de 2014

el reto de Goodreads 2014

Este año, como soy una moderna, decidí retarme en Goodreads. Llevo unos años listando los libros que voy leyendo: los apuntaba en una libreta, e incluso a veces les ponía nota. Así que no podía no tener perfil en Goodreads. Curioso rasgo de la condición humana, tan empeñada en registrar datos, como si así la realidad no se pudiera escapar. Pero volviendo al reto, y ya que 2013 fue un año de pocas lecturas, decidí que mi primer reto sería moderado y lo dejé en 36 libros. En general, 2014 ha sido un año de muy buenas lecturas, lo que demuestra que cuanto más creces, más te conoces y menos mierda lees. He aquí el repaso, cronológico, que no es tan breve como quisiera. 

Estrené 2014 con Kallocaína de Karin Boye, y como la edición de Gallo Nero me parece preciosa, pero tiene un prólogo insufrible, decidí que debía intentar escribirle uno aquí. Tengo la sensación de que le hablo a todo el mundo de Muriel Spark, e incluso miro en La Central si hay suficientes traducciones en su sitio, aunque no las vaya a comprar. The Abbes of Crewe tiene un personaje memorable:  Alexandra, una monja que sabe jugar sucio y a la que imagino con la cara de Vanessa Redgrave en The Devils.

Preciosa como ella sola

El mejor cómic que he leído este año ha sido Fun Home de Alison Bechdel. Sigo teniendo pendiente Are You My Mother? No me he quedado nada corta recomendándolo. Me gustan los cómics biográficos, y si queréis destacar alguno de ese género, soy toda oídos, como se dice. En mi wishlist infinita también tengo el Stitches de David Small.

Una vez soñé que tenía tres hijas (don’t ask) y la mayor se llamaba Daphne. Por supuesto, por Daphne du Maurier, que es una de mis autoras inglesas de cabecera. Cuando un autor me gusta mucho, intento dosificarme su biografía. Por eso, un du Maurier al año no hace daño, y esta vez me tocó Jamaica Inn, que se convierte en una obra espectacular sobre todo en el último tramo.

Y aunque soy consciente de que no me gusta leer a un autor del tirón, dije que este año iba a ser el año Lem de mi vida. No ha sido, así que inaugurado queda el lustro Lem. Magnitud Imaginaria sorprende mucho, pero no es la forma más recomendable de empezar con uno de los mejores autores de ciencia ficción que ha dado la historia. Mejor comenzar con Solaris. Y después a por Tarkovski.

Guy Delisle fue la primera gran decepción del año: Cómo no hacer nada es totalmente prescindible. Si lo tenéis en vuestras estanterías, leedlo y pasadlo, que ocupa espacio que necesitáis para otras delicatessen. Knockemstiff, que aunque no se venda así, es uno de los recopilatorios de cuentos más maravillosos que he leído en mucho tiempo, ya es otra cosa totalmente distinta. Donald Ray Pollock trabajó durante muchos años en una fábrica de papel, hasta que decidió romper con su vida de jornalero, estudiar y exponer las tripas de la América más dura con una prosa sencilla, honesta y sobria, de diez. Otro que he recomendado mil veces este año.

De paso, no os perdáis la película Out of the Furnace. Tiene a Christian Bale como reclamo ;)


Lo que también he recomendado, pero sin lograr convencer a nadie, es Punk Rock Jesus de Sean Murphy. No porque la obra me parezca una maravilla, el guión de este cómic no es para lanzar cohetes. Pero algo me dice que podría ser ideal para crear el hábito de la lectura en adolescentes que no leen. Será que me encantaría crear una prole de misfits.

Llegados a este punto, sé que os estaréis preguntando que dónde están los rusos. Y el primero del año fue ¿Cuánta tierra necesita un hombre? de Lev Tolstoi. Más bien un relato, de facturación brutal. Por la biografía del autor, una se imagina que quizá estaba exorcizando sus propios demonios sobre nuestra tendencia a poseer.

El segundo Lem del año fue La investigación (larga vida a Impedimenta). Uno de los títulos más curiosos del autor, una mezcla de historia de terror y novela negra, de ladrones de cuerpos y resucitados, en algunos aspectos, casi un thriller psicológico, y encima, un libro de género escrito con una prosa inigualable. Lem es caviar

Como los es Barbara Comyns, que no es lo que parece en The Vet’s Daughter. Sé que muchos no necesitáis ninguna excusa para leer a autoras inglesas costumbristas; historia cortas y sencillas, sin grandes pretensiones, retratos de la vida. Pero os invito a coger este libro y llegar hasta los dos últimos capítulos y flipar. Cuidado si leéis mi reseña, porque os desvelé la pequeña gran sorpresa. Sin piedad. 

Y si tenéis un rato para sacar vuestro lado más sensible, no dejéis pasar Hace cuarenta años de Maria Van Rysselberghe, publicado en Errata Naturae (que nunca decepciona). Dejaros llevar por ese amor imposible entre dos personas casadas que van a mantener su palabra y compromiso y destrozarse el corazón. Que a nadie le de apuro sentir y vivir y experimentar, que somos más flexibles de lo que parecemos.

Qué fácil es gozar con un buen libro. Perdón la marca de agua :S :S 

Libro tierno y cómico es Elling. El baile de los pajaritos de Ingvar Ambjornsen. Caí rendida el año pasado con Elling. Hermanos de sangre, que en realidad es posterior a éste, y sólo rezo para que Nórdica los traduzca todos. Noruega, qué bello país.

Aunque no es mi historia favorita de Muriel, este año también cayó The Girls of Slender Means. Por cierto, como Morrissey se negó a hablar de estas cosas en su autobiografía, me queda la duda de si este libro podría tener relación con la canción Nowhere Fast de The Smiths. ¿Qué pensáis? Ojo a los primeros versos:



Vamos a acelerar un poco, y decir que Green Manor de Denis Bodart y Fabien Vehlmann es uno de esos cómics que gozas sin más, si te gusta Londres, lo decimonónico y Sherlock Holmes. Aunque yo me acordé de Lucy sobre todo. Matar al marido de Li Ang me da apuro recomendarla, porque es el libro más duro que he leído este año y hay que tener las vísceras bien dispuestas. Pioneros de la ciencia ficción rusa, lo reseñé aquí, y es Alba Editorial. Así que poco más que añadir. 

Virginia Woolf de Michèle Gazier es un cómic que solamente disfrutarán los ultrafans de Virginia, pero no hay nada comparable a la propia Virginia. Así que también podéis prescindir de él. Y nada mejor que leer a Françoise Sagan en un momento de agobio, de pereza lectora. El guardián del corazón fue otra compra de segunda mano (esta es la autora que más veces he comprado de segunda mano, y me hace preguntarme: ¿qué os pasa, editores, con Sagan? Yo la adoro).

Cartasde amor de la monja portuguesa de Mariana Alcoforado, supuestamente, fue una de las mayores sorpresas este año. Pero mayor sorpresa fue Oranges Are Not the Only Fruit. Mis más sinceras gracias a Jeanette Winterson, y sobre todo, por estar viva. Van diciendo por ahí que si son rusos y están muertos es posible que me gusten más.

Más chula que un ocho


Si no conocéis a Slawomir Mrozek, ya podéis ir corriendo a por uno de sus libros. Me quito el sombrero, y todo lo que haga falta, porque La vida para principiantes me pareció toda una clase magistral de “El relato breve, o hiperbreve, para escritores”. Máximo aspiración a crear de forma semejante a este señor.

Batman: Arquitectura mortal de Chip Kidd y No despertéis al ser que duerme de Jali prometían mucho más. Pero a falta de guiones espectaculares, huelga decir que el dibujo es de gran calidad en ambos casos.

Otro de mis fetiches franceses es Raymond Queneau y yo también me enamoré de Odile, como el protagonista de la novela. Aunque mi amor de verano fue Shirley Jackson gracias a The Sundial. Un drama familiar en pleno apocalipsis. Y luego vino Gorki, por fin, que con La vida de un hombre inútil casi me despedaza y se me saltan las lágrimas. Pero qué bien escribía Gorki. Gorki tatuado en la piel.

Aunque luego llegaría Cassandra at the Wedding de Dorothy Baker y podría decir lo mismo, o remitiros directamente a la reseña. No sé si porque vino después de Cassandra, o porque no acabamos de casar, pero opinión impopular: La profecía de Cloostedd de Le Fanu me aburrió bastante. Y creo que es uno de esos clásicos que a mí ni fu ni fa (y ya dejo los juegos de palabras baratos).

Por eso, para quitarme un poco el mal gusto, me reí hasta la saciedad con Memento Mori de Muriel Spark. Imaginad que un día os llaman y simplemente os dicen: Remember you must die. Y tenéis 80 años. Lo digo siempre, viva Muriel y toda su mala leche que te llega al corazón de forma salvaje. Como salvaje es el El constructivismo de Aleksei Gan. No sé si os gustarán las vanguardias del siglo XX, pero por poco que os interese el arte, este texto fundacional es totalmente un must.

Una pequeña preview


And the oscar to this year best book goes to… ¡¡The Marriage Plot de Jeffrey Eugenides!! ¿No lo he dicho suficientes veces ya? Me he enamorado totalmente, de Madeleine, de Leonard (un poquito), de Mitchell (oh, Mitchell) y de Jeffrey, pero en orden inverso. Algo ha cambiado en mí tras leer este libro, estoy segura. Me ha emocionado en tantas ocasiones, en tantos diálogos, reflexiones. Que ya paro, porque la largura de este post se me está yendo de las manos.

Encontré, cuando ya creía perdido, mi copia de Los huevos fatales de Bulgakov y me lo pasé muy bien. Nada podía rivalizar con Jeffrey, sólo ÉL. Y luego casi muero de asco con The End of Alice de A.M. Homes que es el peor libro que he leído este año (sin contar los que he abandonado). Creo que decidí acabarlo para poderos decir esto: este libro es LO PEOR. No lo leáis.  

Ayer acabé el reto con Bombones Atómicos de Anthony Pastor, que no está mal. Pero Goodreads dice que me falta uno y es porque no contabilizó Sofia Petrovna de Lidia Chukovskaia, que ha sido también una de las mejores lecturas del año. Lo devoré en un par de días y no me dio tiempo a registrarlo como un “Currently Reading”. Así que técnicamente aunque el reto está completo, voy a intentar acabar alguno de los que tengo empezados antes del día 1: Infancia de Gorki, Cartas de París de Rodchenko, Un llamamiento a los esforzados, oprimidos y exhaustos pueblos de Europa de Trostky, Autobiography de Morrissey (no va a ser), Deseo de Liam O’Flaherty (posible abandono), Viaje al fin de la noche de Céline (me quedan poco más de 100 páginas pero se me ha atascado tanta desesperanza), Sobre la violencia de Zizek y Cupcakes and Kalashnikovs editado por Eleanor Mills (puro vicio).

Gracias por leer este post tan sumamente largo. Os deseo un feliz 2015, repleto de lecturas que os llenen el alma. Aprovecho y digo que dentro de unos pocos días este pequeño espacio cumple un año, y de nuevo: gracias por leer, por visitar, por difundir y por dejar mensajes aquí y/o en Facebook y Twitter, sobre todo, muchas gracias por los mensajes. Se agradece conocer vuestra opinión, vuestras experiencias, vuestro punto de vista. Y por eso, porque este pequeño proyecto es tan personal, pero está hecho para el disfrute de todos… se avecina una sorpresa ;) Iré dando más detalles. Pero por si acaso, que tampoco os entre prisa por ir a buscar los libros aquí comentados ;)

¡Hasta el año que viene!

10 comentarios:

  1. Yo quiero hacer un 2015 challenge , a ver que tal.
    Soy una fanática de las novelas gráficas y te recomiendo encarecidísimamente asterios polyp.
    Blankets es buena también. Ah! y ¿Cómo se llama? The Nao of Brown.
    Todas las novelas gráficas de Rutu Modan me han enamorado;
    el clásico Ghost World estoy segura de que ya lo has saboreado.

    Me gustó mucho
    Tangles : a story about Alzheimer's, my mother, and me,
    ah, y ¡Blue Pills: a positive love story!.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me apunto todas las recomendaciones, además que no conozco a Rutu Modan, así que tengo que investigar a ver si también encuentro algo para Balmes 129. Feliz entrada de año. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Ayyyy cómo me lo paso leyendo tus posts!! Este lo tengo bien guardadito y reservado en el Feedly para ir mirando uno por uno los que recomiendaa y no conozco...
    Coincido contigo en La trama nupcial de Eugenides, como bien sabes....creo recordar que lo leí a principios de año, no llevo cuenta en Goodreads sino sólo mis reseñas de Facebook....pero me impactó muchísimo. Sobre todo, que un hombre pueda escribir sobre los entresijos más viscerales del amor y llegar a mi mente de mujer de la forma que lo ha hecho....sabiduría en estado puro. También leí Fun Home de Allison Bechdel este año, y me gustó y sorprendió bastante, aunque lo mío no sea la novela gráfica.
    También muy de acuerdo en que con los años cada vez leo menos libros que me decepcionan, por puro instinto de selección. Alguien muy cercano me lo suele preguntar, si no me pasa que hay muchos libros que no me gustan al terminarlos. Y le digo que no, cada vez menos, ya no empiezo algo que no sepa de antemano que me va a interesar....hay tanto por leer y tan poco tiempo.....
    Y ya vale que me enrollo, muy feliz año para ti!!!!! , esperaremos tu sorpresa y un fuerte abrazo, ánimo con este proyecto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ¡mil gracias! De verdad, Marissa, qué generosa eres. Si pruebas alguno de este listado, ya me dirás qué te pareció. Pero ya te digo, que por si acaso, espérate a finales de enero antes de comprar alguno, jajaja. Qué obvia que soy. Lo anunciaré pronto. Que empiecen las celebraciones. Por primera vez en mucho tiempo de blogosfera, creo firmemente en el proyecto que tengo entre manos. Y ayuda mucho saber que al otro lado hay alguien leyendo. ¡Muy feliz entrada de año y 2015! Un besote y pásalo muy bien ;)

      Eliminar
  3. He llegado bastante avanzado ya el año a tu espacio pero sé que voy a quedarme. Porque no es muy frecuente encontrar lo que tu ofreces: curiosidad y amor por los libros y la literatura (que los hay que van diciendo por ahí que son la misma cosa y no). Esas dos virtudes que atesoras y que deberían ser el común denominador de los blogs y otros rincones polvorientos que hablan de libros pero que, a poco que uno se ponga a leer, enseguida comprueba que el porcentaje entre el interés por compartir pasión y la conveniencia de determinados argumentos relacionados con vender a la abuela si hace falta no se reparte para el lado de la balanza que uno desearía.

    Pero a lo que voy, que enseguida me pongo salomónico un sacacorchos.

    Decirte que alguien que mira con buenos ojos a mi adorado Stanislaw merece toda mi curiosidad. He apuntado también varios de los títulos que recomiendas. Porque tenemos pocas coincidencias y eso es muy bueno (me vas a perdonar pero voy otra vez: imagino a tus pobres recomendaciones llegando en un furgón destartalado y bajando al patio del presidio y enseguida siendo intimidados desde las verjas por mis avejentadas y desdentadas obras de ciencia ficción: "carne fresca, carne fresca, ja ja ja". Es un cliché, lo sé, pero es que me ha venido de sopetón y yo cuando estoy en vena filtro poco).

    Y bueno, ya me marcho que no es plan que una respuesta quede más larga que el post que la ha provocado... Ah, Eugenides, por lo de la sorpresa y tal, que ya casi se me ha pasado el efecto de Middlesex.

    Un abrazo y me voy a ver La flor de mi secreto que tiene un inicio de lo más literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero de todo, ¡bienvenido! Y gracias. Qué alegría, nuevas incorporaciones en nuestras filas. Y encima te gusta Lem y la SF; me vas a tener que contar por qué algunos autores de SF escriben tan mal XD Si tienes alguna recomendación, narrativamente potente, please, la espero con ilusión. Siempre diré que el futuro es un momento del pasado, y que nuestras raciones en píldoras y naves espaciales edición turismo ya tendrían que haber llegado. Podemos hacer competición de desvaríos, ya ves :)

      ¡Un abrazo y feliz 2015!

      Eliminar
  4. Guapa, gran entrada ;) Entre turrones, comilonas y alguna página despistada que puedo alcanzar a leer (a hurtadillas, porque ya se sabe que los parientes no la dejan a una ni respirar...), te deseo muy feliz Nochevieja y una gran entrada de año ;)

    Espero que podamos seguir compartiendo lecturas, vivencias libreras y sonrisas :)

    Un fuerte abrazo, linda. ¡Feliz 2015!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Lucy! Pásalo muy bien esta noche y que tengas un gran 2015. Aquí seguiremos dando un poco la lata ;)

      Un besote bien grande!

      Eliminar
  5. No he entrado nunca en Goodreads, así que no sé por dónde va el asunto.
    No leo cómics y, leyéndote, parece que me pierdo mucho como lectora. No leo en inglés :(
    He leído a Muriel Spark (La plenitud de la señorita Brodie, Maria Van Rysselberghe, Jeanette Winterson (La niña del faro), comparto tu entusiasmo por Jeffrey Eugenides (Middlesex), he leído poco de literatura rusa pero Gorki y Tolstoi me han gustado y mucho.

    Me apunto la obra de Slawomir Mrozek, me interesa.

    Y gracias por tan interesante repaso (me voy a los básicos que también me interesan).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajo en una librería inglesa desde hace año y medio, así que supongo que por eso he aumentado mucho el número de lecturas en inglés. Pero al español se traduce mucho, tenemos esa suerte :) Por ejemplo, dentro de poco saldrá Cassandra at the Wedding en Contraseñas. Por lo que me comentas, yo creo que te podría gustar.Y ya verás Mrozek, no deja a nadie indiferente. Gracias por el mensaje.

      Eliminar