jueves, 4 de diciembre de 2014

el ensayo que me apetezca (sí, otra lista de 5)

(Que por supuesto, obvia los ensayos que ya he listado en los últimos tiempos ;))

Debo confesar que no soy una gran lectora de ensayo, y que me avergüenza mucho y necesito ponerle remedio. Porque ya han pasado algunos años desde que me licencié, así que ya no puedo compensarlo con clases y ponencias (o quizá sí, pero mis horarios son un poco imposibles). No obstante, creo que es porque siempre lo he enfocado mal: siempre me he dedicado a comprar la no ficción que me parecía muy interesante porque “suplía” una carencia cognitiva. Es decir, todos aquellos libros que tratan temas sobre los que quería saber más, por no saber nada, porque considero que no hay mejor maestro a estas alturas que un libro. Y craso error. Porque ha supuesto adquirir libros con un criterio totalmente distinto al que aplico a las novelas, cuentos, poesía. Es decir, comprar según el parámetro estúpido de “seguro que está bien”. Ya de paso os indico, que la petición “dame un libro que esté bien” es de las más absurdas que se puede escuchar en una librería, y me entristece que lo llamen una “una forma de hablar”. Porque decir algo semejante indica lo mucho que estamos perdiendo en la precisión del lenguaje y yo yéndome por las ramas.

No tenemos tiempo material para todos los temas, por mucho que nos llenen el alma. Así que la nueva estrategia va a seguir lo que aplico con la ficción: temas que verdaderamente me gusten, me interesen, y autores que quiera leer de verdad. Nada de probar por probar, por llenarme el alma, que ahí está muerta de la risa la biografía del Sinn Féin. Si no os informáis bien de lo que queréis leer, daréis rodeos, quizá empecéis la casa por el tejado, y perderéis mucho tiempo. Hay que tener cuidado con lo que se lee, y más si va a formar o influir vuestro pensamiento.

Sin más dilación, he aquí los cinco ensayos que tengo fichados. Quizá os parecen un poco monotema, elecciones predecibles, y tendréis toda la razón. Se me ve el plumero enseguida. Pero qué es preferible: ¿saber un poco de todo o intentar ahondar en algo más específico?:

1) La experiencia totalitaria de Tzvetan Todorov (Galaxia Gutenberg). 

No es sólo que esa portada de época de culto al líder me atraiga, aunque huelga decir que esta vez el diseño está muy bien elegido. Aparte del régimen estalinista, Todorov también analiza otras experiencias totalitarias. Y la premisa me parece muy atractiva: ¿se puede extraer algo bueno de las dictaduras proletarias? Podemos considerar que la URSS fue un fracaso, que su aplicación tuvo consecuencias terribles, pero lo que la hace tan interesante es todas esas ideas utópicas que hay detrás, tan bellas y nobles, y cómo se tergiversaron hasta límites de auténtica locura. Para mí siempre será un tema apasionante. Emocionante, incluso, aunque a veces sean lecturas tristes, dolorosas, atroces.


2) Lenin reactivado. Hacia una política de la verdad editado por Slavoj Žižek, Sebastian Budgen y Stathis Kouvelakis (Akal).

Me he lanzado de pleno al universo Žižek. Yo tenía en mente empezar, porque sí, con Viviendo en el final de los tiempos. Luego vi en la estantería Lenin reactivado y sentí un impulso brutal hacia él, pero he empezado con Sobre la violencia, que me tiene bastante atrapada. Así que llevo un par de días a caballo entre Bulgákov y Žižek, y me da igual que llueva, haga frío o tengamos que trabajar. Mi vida es mucho mejor. Y creo que Žižek es un pensador que tendría que ser de obligada lectura, curricular, que para eso es una voz actual. Modesta opinión. No porque pueda estar de acuerdo con la mayoría de las cosas que cuenta, o sí, sino porque es un autor accesible, que toca esos temas que más me interesan, claro J. Pero tampoco nos vendrías mal llevar a cabo alguna de las reflexiones que plantea. 

3) The Futurist Cookbook de Filippo Tommaso Marinetti (Penguin Modern Classics). También en Gedisa en español. 

Me gustó mucho Mi filosofía de A a B y de B a A de Andy Warhol; me lo pasé pipa con el Manifiesto Dadá de Tristan Tzara (escribo porque es natural, como cuando orino) y, evidentemente, me encantó El constructivismo de Aleksei Gan. Por eso, llevo meses haciéndole ojitos a The Futurist Cookbook de Filippo Tommaso Marinetti, fundador del movimiento futurista. Y es que las Vanguardias de principios de siglo XX son maravillosas. Un manifiesto artístico presentado como un recetario. Aunque a veces babeo por ciertos monográficos de arte y fotografía, casi que disfruto más este tipo de lecturas sobre arte: los textos fundacionales de un movimiento pueden ser muy entretenidos, y divertidos. ¿Alguien quiere recomendarme alguno?

4) La conciencia nazi de Claudia Koonz (Paidós). 

Debo reconocer que este no estaba en mi lista inicial, pero es un recomendado de Slavoj Žižek (sí, me ha pegado fuerte) y, por eso, me han entrado unas ganas locas de leerlo. Un libro que trata sobre la ética nazi, que firma una historiadora que se ha especializado en la figura de la mujer durante el nazismo (¡queridas, también estuvimos allí!). Es cierto que me tira más el este, que siempre que leo cosas sobre la II Guerra Mundial lo hago desde la perspectiva roja, pero me llama poderosamente un capítulo que se titula “En busca de un racismo respetable”, idea que me parece muy salvaje, pero que pensándolo un poco, puede desarrollarse de forma encubierta en cualquier sociedad con relativa facilidad y la dosis necesaria de manipulación.


5) Suffragette. My Own Story de Emmeline Pankhurst (Hesperus).

Una “novedad” que llega en enero, aunque no sea un texto reciente, es la reedición con motivo de una película homónima de la autobiografía de Emmeline Pankhurst, líder del movimiento sufragista británico. Está claro que el feminismo hoy es otra cosa, que parece impensable que hace poco más de 100 años no pudiéramos votar (ejem, a España, y mucho ejem al actual sistema electoral, la verdad). Pero es juntar anglofilia, activismo, feminismo y emocionarse, simplemente. Que conste que las primeras europeas en votar fueron las finlandesas, pero ya se sabe, que es más fácil que nos lleguen voces anglosajonas.




Ahí dejamos esta lista. Vendrán muchas otras. Si os animáis con algunos, o habéis leído alguno, o queréis recomendarme algo similar, no os cortéis, ¡es vuestro momento! Comenten y recomienden, no me harán enfermar, ya soy un caso perdido. Y muy buen fin de semana. Espero que sea de los largos ;)

4 comentarios:

  1. ¡Espero con unas ansias la película de Emmeline! No solo me gusta el tema, también lo estudié en la facultad y claro, todavía es más interesante con ese reparto. ¡Apunto el libro! Y ya me dirás si lo tenéis en Balmes 129 ;) Eso sí, mal con lo de que las finlandesas fueron las primeras en votar. Fueron las neozenlandesas que lo hicieron bastante antes...
    Y del resto de libros me apunto a Todorov. A mí los ensayos me encantan :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero por eso puse las primeras europeas en votar ;) ;) Cada vez me tiran más los países nórdicos. Además, como Finlandia tiene historia de amor & odio con la Mamma Rusia... La reedición sale en enero. ¡Te aviso! ;) Mua

      Eliminar
  2. Jen cuando algún tema apasiona nunca se cansa uno de indagar en él, así que yo soy del equipo especialización a tope :)
    De tu lista me quedo con la autobiografía de Emmeline; al igual que littleEm ¡muero de ganas de ver la película!
    Y aprovechando que tu eres una mina de oro en bibliografía del Este europeo, quería preguntarte acerca de una novela que me lleva tentando desde hace un montón de días en la librería. El libro en cuestión es "Le libre du bonheur" escrito por Nina Berbérova. ¿Sabes algo de ella Jen?
    En todo caso me encantaría cualquier recomendación de autoras en lengua eslava que tengas en tus estanterías. Me pongo en tus manos :) Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Nina Berbérova nunca le he podido echar mano. Tengo esa estúpida regla de que si son traducciones, sólo las leo en castellano o catalán. Porque además en español tenemos traductores de ruso muy potentes, como Marta Rebón, que soy ultrafan :) Aunque me voy a empezar a saltar la regla, porque hay muchas cosas que ahora mismo no se consiguen.

      Como autorA te recomiendo sin duda a Ulítskaya, especialmente Sinceramente suyo, Shúrik. Tengo pendiente otro de sus novelones: Daniel Stein, pero cualquier día cae. En corto, como en Mentiras de mujeres, también vale mucho la pena. Sofia Petrovna de Lidia Chukovskaia es una lectura reciente que me ha encantado. Y cuentos fuera de onda, de autora joven, Una edad difícil de Anna Starobinets. Otro que tengo en la lista y espero que caiga recientamente es El zoo trágico de Lidia Zinovieva-Annibal. Anna Ajmatova y Marina Tsevetaieva son LAS POETAS. Imprescindibles.

      Con los autores podría explayarme más, creo que tenemos más traducciones en el mercado y se han publicado más. Por desgracia, creo que no está tan compensando como en otros países :( Por lo que te gusta leer, creo que te encantaría Ivan Goncharov (ultrafan a morir). Tengo esa corazonada.

      Ay qué rollazo te he metido... XD XD XD Me emociono.

      Eliminar