jueves, 30 de octubre de 2014

minifalda

Imagino que cuando Mary Quant ideó la minifalda en los 60, no pretendía ser criticada.  Aunque sí buscaba crear ropa más juvenil, que expresara un sentimiento rock’n’roll y, que de paso, fuera una forma de rebelarse contra la norma establecida en el vestir. Y quizá algunos puedan pensar que esta prenda ha perdido parte del espíritu original, pues como señalaba un amigo el pasado domingo, hoy la minifalda no se considera una prenda reivindicativa. Estamos tan habituados a ver minifaldas, ¿verdad? ¿Quién se va a escandalizar a estas alturas?

Una vez, hace algunos años ya, oí a alguien dictar la siguiente sentencia: «para llevar minifalda tienes que estar MUY delgada». No me he vuelto loca con las mayúsculas todavía, quiero destacar que hizo especial énfasis en ese “muy”. Y más de una vez, en mi casa, me han dicho eso de: « ¿Pero no vas muy corta? Es que como te agaches…». Verás, no tenía en mente agacharme, o sí, en las librerías la verdad es que un gesto que se puede convertir en habitual, o quizá se me caiga algo al suelo y tenga que recogerlo. Y en esas palabras no se siente preocupación porque se me vaya a ver nada si me agacho, sino más bien porque tú ya me estás viendo, en minifalda.

Estrictamente, la minifalda pura debe dejar medio muslo a la vista para ser considerada como tal. Con 1,60 m escasos, os aseguro que muchas minifaldas a mí simplemente me quedan por encima de la rodilla. Y no estoy delgada. Repito: no estoy delgada. Véase la siguiente foto:

Esa falda de River Island es más corta de lo que parece desde este ángulo


Para mí la minifalda sí es una prenda reivindicativa, que me encanta, porque expresa una actitud muy determinada. Es toda una declaración de intenciones: estoy aquí y quiero que me veas bien.  

Como ya dije, yo soy muy dada a leer blogs donde se defiende el positivismo corporal, y por eso, a veces pienso que no tengo nada que decir al respecto, porque podría ser redundante. Pero tampoco he venido a ganarme la máxima originalidad, así que creo que no debería evitar estos temas que para mí son tan sumamente importantes. Si ya quedó claro que esencialmente vengo a hablar de mí, ¿no? 

La minifalda es una prenda reivindicativa en mi armario porque cuando me comentan que voy corta, que cuidado que me agacho y se me ve todo, y me mira la vecina de arriba abajo con esa cara de póker, entiendo que “no aprueban” que vaya luciendo mis piernas por ahí. Así dicho, suena bastante ridículo, porque lo es, es muy absurdo que los demás tengan que aprobar lo que has decidido ponerte. Y también entiendo que no es porque sea una minifalda, o unos shorts, o un vestido corto, sino porque YO me pongo dichas cosas cuando tengo un cuerpo no-normativo (término que les copio a los de Stopgordofobia, porque me encanta). Y también inclúyase mujeres más maduras que puedan pensar que ya no tienen edad para ciertas cosas (aunque esto lo dejaremos para otro día). Todavía hay prejuicios y muchas mujeres con una talla no incluida en Inditex que creen que hay ciertas prendas y estilismos prohibidos. Pero como también dice una buena amiga malagueña: «Pero si existe esa ropa en tu talla, tendrás que ponértela, ¿no?». Y que los demás se acostumbren a que yo me pongo lo que me da la gana, que no necesito aprobación, que nadie me va a quitar esas faldas arriesgadas para libreras, los hay que se acercan un poquito más cuando me subo al taburete. Porque también los hay que miran cuando les gusta lo que ven ;). Los hay maleducados que harán una mueca de reprobación, los hay que mirarán con una sonrisa encantados de la vida. Además, a mí me encanta ese dicho tan nuestro: para que se lo coman los gusanos, que lo disfruten los humanos primero.

Así que, queridas, amantes de las minifaldas, levantad la mano (o dejad un mensajito en su defecto ;)). ¡Únamonos en una legión, que vamos a cambiar el mundo! La que no se haya atrevido aún, que pruebe, que hasta que no lo pruebas no sabes si te gusta. Escuchad palabras sabias: free your mind, and your ass will follow… ¡Feliz jueves! 

Defensora a ultranza de turismo en minifalda #sexyeverywhere 



6 comentarios:

  1. ¡Guapa! Te queda genial, yo opino como tú, ¡vivan las minis y las que las llevan! ;)

    Yo tenía muchos complejos porque soy muy ancha de caderas, pero con los años he aprendido a valorarme y que si quiero ponerme algo (en este caso tengo una preciosa minifalda negra esperándome), lo haré :D

    Un beso, preciosa, y feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lucy. ¡Celebro que tú también disfrutes de esa prenda! Y sobre todo que te valores como mereces. A veces, nosotras somos nuestros peores enemigos. Es una etapa que tienes que pasar, pero me da rabia que exista dicha etapa.

      Un besazo!

      Eliminar
  2. Por supuesto que hay que ponerse lo que a una le dé la gana! Y no sabes la de público que tenemos las que no somos delgadas. Yo uso una 44 ahora, pero he llegado a tener una 48 , y os aseguro que se liga igual o mejor.
    Mi minifalda vaquera me acompaña todo el verano, y sin medias, pega con todo y da un toque muy sexy. Y a ti te queda genial ese vestido!
    Cualquier día de estos cuando estés ahí en el armario de Murakami, te va a entrar un mozo por banda ;) ya lo verás
    Saluditos Jen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo hoy me he puesto ese vestido. Pero, por favor, en el trabajo casi que no se me acerquen. Que se pueden poner muy pesaditos, y luego para quitártelos de encima... (alguna experiencia así he tenido :(). ¡Muchas gracias, guapa!

      Eliminar
  3. Jen estás guapísima y desafío a todo aquel que diga lo contrario :)
    En serio secundo cada una de las palabras que has escrito; nadie puede decirnos lo que nos va o no nos va bien. Ló único que importa es que tu te sientas a gusto, bella y segura de ti misma. ¿Acaso puede haber algo más atractivo que una mujer segura de si misma? Créeme los hombres y mujeres "de verdad" sabrán apreciar y amar a una de estas mujeres cuando se les pongan por delante.
    Yo nunca he tenido una talla que exceda el estúpido canon marcado por Inditex y compañía, pero gracias a los dioses me enseñaron a desde pequeñita, y aprendí rápido, a no limitarme a los "estándares", a lo que dicten por ahí que es bello y armonioso y lo que no. La verdadera belleza como el arte está en su multiplicidad de formas, así que el que no sepa verlo, que siga viviendo en su ceguera.
    Tu lleva tu minifalda por todo lo alto, porque estás increíble. Ah y por cierto ¿es de esta temporada de River Island? Porque me he enamorado de ella :)
    ¡Un abrazo Jen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marie. De verdad. No te conozco mucho, pero creo que eres una de las personas más gentiles y coridales que conozco, y eso me parece una virtud maravillosa. Se desprende en tu escritura, en tus comentarios y en tus ideas. Y es que cómo me gusta la gente que decide por su cuenta :)

      La falda es de hace un par de temporadas. ¿Pero quizá en Asos encuentras alguna similar? Además que ahora han puesto una aplicación para descubrir tu talla virtual, y la verdad es que funciona bastante bien. Si comparas con una prenda similar.

      ¡Un beso bien fuerte!

      Eliminar