jueves, 2 de octubre de 2014

5 discos que sonarían en mi nave espacial

Antes que podáis decirme nada, debo confesar que no tengo carnet de conducir. Pero más que ponerme al volante de un coche, a mí me gustaría estar a los mandos, o los comandos, de una nave supersónica, o recostarme en una butaca mirando al espacio infinito mientras dirigo a mis pilotos cuan comandante de la Enterprise en busca de planetas desconocidos. Y como todas esas personas a las que les relaja escuchar música en el coche mientras conducen, y empiezan a crear playlists que titulan “Para conducir” o "En el coche", yo estoy segura de que, de poder hacerlo, también tendría banda sonora para mis aventuras intergalácticas. Y sería acorde a los destellos y las nebulosas y los meteoritos que pudiéramos ver; quizá fuéramos un forajidos del espacio, quizá estuviera sola, quizá tuviera una tripulación interracial. De todas formas, de verme en semejante situación, me encantaría llevar el mismo look de Rachael y ser tan fuerte como la teniente Ripley, y posiblemente escucharía lo siguiente, entre otras cosas:

Yo quiero ese traje, y esa preciosa piel. Y me van mandando a un Deckard a mis pies.


01. The Soft Moon (2010) de The Soft Moon. He estado a punto de listar Zeros, porque me ha acompañado durante toda la semana mientras cavilaba sobre este post. Pero el puesto lo merece este disco, porque fue amor a primera vista, o enganche mejor dicho. La música de Luis Vásquez es oscura y terriblemente adictiva, le pega al frío espacial y al vacío, y a la vez puede ser un chute de energía, un elemento provocador. Dicen que tiene reminiscencias de Bauhaus y Joy Division, sea así o no, el talento es innegable. Y una prueba de que no todos los artistas de origen latino se van a dedicar a cierto tipo de música. Es cerrar los ojos, y verme en ese espacio infinito, imaginado a mi antojo, como si fuera una proyección astral. Añádase esa preciosa portada de corte suprematista que puede verse pinchando aquí




02. TRST (2012) de Trust. Escuchar este disco y bailarlo puede ser de las cosas más divertidas que una pueda hacer. Esto sonaría en las discotecas de Matrix, de verdad. Trust es el proyecto paralelo de Robert Alfons, batería de Austra, procedente de Toronto, que es una ciudad maravillosa, que os recomiendo visitar si tenéis la oportunidad (ya divago). Pero volviendo a la música, que es lo importante hoy, si os sentís eufóricos, vale la pena. Si queréis desprender energía cinética, vale la pena. Si pudiera ir a máxima velocidad esquivando agujeros negros, no me lo pensaría dos veces y pondría esta canción a máximo volumen (atención al inicio del vídeo ;)):



03. King Night (2010) de Salem. Pongámonos solemnes, introspectivos; dicen que Salem hace música para parajes encantados. Quizá lo digan por la reminiscencia del nombre. Pero yo no lo escucharía en una casa vieja, abandonada, sino en las profundidades de un horizonte negro, carente de oxígeno, infinito. Debe de dar miedo. Debe de ser perfecta banda sonora si vadeamos cerca de Solaris. Pero también para contemplar el ocaso de una estrella o acompañar un espectáculo lumínico. Parecen no estar en activo en estos momentos, porque no se les escucha en ninguna parte, por lo que es una excelente ocasión para recuperarlos.



04. Coconut (2010) de Archie Bronson Outfit. Debo confesar que este disco no sería exclusivo de mi nave espacial, porque en su momento ya sonó a través de los altavoces de Rambla Sant Josep 88-94, cuando de 9 a 10 colocaba a puerta cerrada. Un día que colocaba tranquilamente en Humanidades, con esto a tope, mi compañero de almacén me pregunto que qué era esto, que parecía la música de alguien que se ha metido un par de pastillitas y está alucinando él solo. Reconozco que en ocasiones puede ser un ruido muy salvaje, difícil de digerir, ideal para sortear un anillo de meteoritos y navegar contracorriente. Quizá para aterrizar en Saturno, o poner rumbo a Júpiter. Pero se puede cantar, ¿no os vale? Y hay una balada estupenda para un momento más íntimo.



05. Swim (2010) de Caribou. Esta lista es casi la lista de los discos de 2010. Un año de buena cosecha. He estado a punto de darle este puesto a Justice, pero he pensado que mejor la próxima vez. Ha sido recordar la experiencia del concierto de Caribou en Primavera Sound, y pensar, no, sin dudarlo, sería más fácil concentrarme y llevar el control de la nave con esto de fondo. Que Dan Snaith parece un niño bueno, pero cuando quiere, mete una caña sin igual. De verdad, si estáis un poco de bajón, este disco os pondrá de buen humor. Os acompañará en un momento de elegía. Os invito a que os dejéis llevar, y que probéis, que nuestro deber es experimentar. 



Una vez aprendí a decir “me gusta la música electrónica” en euskera. Me costó. Al principio estaba empeñada en decir que era música eléctrica. Pero quizá era un empeño razonado y cabal. No tanto como os pueda parecer este post. Pero yo sigo pensando que el futuro es un momento del pasado, que se nos escapa. Que nos habían prometido algo que no nos han dado. La música la tenemos, eso sí.

Y vosotros, ¿qué escucharíais en vuestra nave espacial?

Ellen luce ideal con el traje de austronauta



p.s: Por cierto, en Pinterest guardo el futuro ya pasado aquí. Y lo que escucho, cuando me acuerdo, aquí

p.s.2: Me temo que esta entrada ya va a ser la última de la semana. ¡Volvemos la que viene! Pasadlo bien ;) 

2 comentarios:

  1. OMG!! Me doy cuenta de que estoy fuera de onda cuando desconozco los nombres de todos los grupos que mencionas!! Horror! Lo mío son los 70 y 80, y de todos modos yo al espacio exterior me llevaría claramente algo de Judas Priest o Black Sabbath para animar el cotarro, que aquello tiene que ser muy grandioso pero la mar de aburrido xD

    Un saludo Jen, y que tengas buen finde! Ya tengo deberes, que serán escuchar todo lo que nos has descubierto hoy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, los 70, los 80... épocas redondas :) La verdad es que Judas Priest es un poco too much para mí, de Black Sabbath me gusta mucho el primer disco.

      Es que a mí me gustan muchas cosas... Ya me dirás qué te parece.

      ¡Un beso!

      Eliminar