viernes, 26 de septiembre de 2014

de nuevo se llamaba cassandra

Creo que fue hojeando el catálogo de la editorial Contraseñas donde me topé con El chico de la trompeta de Dorothy Baker y pensé que teníamos que añadirlo en inglés a los estantes de Balmes 129 bis. Lo hago mucho, lo de mirar catálogos, ya lo sabéis, porque es muy necesario estar al día de la actualidad editorial, al menos, para mí, no solamente me encanta, sino que es muy útil para mi trabajo (otro día podemos hablar sobre esto). Bendita sorpresa descubrir que Young Man with a Horn se publica en New York Review Books, editorial de la que me encantaría comprar el catálogo entero, porque me parece uno de los sellos al otro lado del charco más interesantes. Pero volvamos a lo que nos ocupa.



Dorothy Baker se unió a nuestro catálogo, y yo la añadí mentalmente a la lista de autores por descubrir. Siempre me he llevado bien con las americanas. Una tarde me preguntaron si tenía Cassandra at the Wedding. No lo tenía, y la clienta tampoco quiso encargarlo. Pero yo lo compré inmediatamente (sobre esta estrategia también podemos hablar otro día). Y precisamente con esta segunda novela, que al parecer también publicará Contraseñas en español próximamente, me he estrenado con Dorothy. Y de nuevo, un personaje llamado Cassandra me ha cautivado completamente.

AVISO: HAY LIGEROS SPOILERS.

Cassandra es una estudiante de doctorado en Berkeley que viaja al rancho familiar en las profundidades californianas porque Judy, su hermana gemela, quien 9 meses antes se había mudado a Nueva York contra su voluntad, ha decidido casarse. Cassandra se opone totalmente a la idea del matrimonio de su hermana. Considera que son una única entidad y quiere convencerla de que vuelva a casa, al apartamento que compartían en Berkeley, donde les espera el piano de cola que habían elegido y comprado conjuntamente, y una vida en común, rica y plena, sin necesidad de incluir a los demás. 

Cassandra es un personaje inteligente y pasional, arrollador, extremista y cínico. Hasta cierto punto es un poco manipuladora: cuando habla, una se deja llevar, como le pasa a la pobre Judy, y acabas dándole la razón. Porque suena tan poético, tan bonito, esa vida contemplativa, dedicándose a la cultura, a escribir, a que Judy toque el piano y viva de la música. Cassandra quiere impedir que Judy se encierre en una vida doméstica, porque lo ve como el abandono de su talento musical. No concibe que la felicidad de Judy pase por estar casada con un hombre, a los que desdeña un poco, menos a su padre, exprofesor universitario y alcohólico, quien le dio el nombre de Cassandra porque berreaba con la misma fuerza con la que su homóloga griega había intentado frenar la caída de Troya. Debo confesar que me puse enseguida de su parte. Que yo también quería salvar a Judy de ser un ama de casa y de las garras de un personaje masculino que no había entrado en escena todavía.

Quizá porque, dado que la novela transcurre en los 60, una lee sobre la elección de Judy como una renuncia. Cassandra habla de ella prácticamente como una ninfa musical, y una quiere que vuelva a Berkeley a tocar el piano. Cuando Judy habla, te das cuenta de que tenía que poner tierra de por medio, que Cassandra la eclipsaba, se sentía anulada a su lado, a pesar de lo mucho que ama y necesita a su gemela.

Es una historia de conflictos, de cambios bruscos. De mujeres ante el cambio, de relaciones de poder. De pocos personajes, pero maravillosamente construidos. Como la abuela de ambas, que lleva toda la vida empeñada en que se vistan igual y Judy tenga una boda por todo lo alto. Incluso está genial construido el carácter de Jane, la madre, ya fallecida. La psicóloga de Cassandra, con la que se intuye que ha habido algo más. El doctor John Thomas Finch, que no es ningún monstruo que haya secuestrado a Judy, sino que primero conoció y se enamoró de Judy, y luego ya conocería a Cassandra en todo caso. Ese padre de mente ausente, que pasa media novela obnibulado por los efectos del brandy, pero que solamente abre la boca para decir cosas inteligentes, aunque no la abra en muchas ocasiones. 

A pesar de que durante este mes voy a tener muy poco tiempo para leer, por la Campaña de texto escolar, Cassandra at the Wedding me ha durado bien poco. Prácticamente devoré la novela en un par de días libres, y avancé todo lo que pude en los trayectos de tren. Y cuando una novela de escasas 300 páginas dura poco es muy buena señal. Ya ha entrado en mis lista de recomendaciones predilectas, e incluso ayer una chica se dejó convencer en Balmes 129 bis. Espero que alguno de vosotros también caiga. Que conozcáis a Cassandra con toda su intensidad y su fuerza, su carácter por derecho de antihéroe, y que no la compadezcáis únicamente. Cassandra os va decir tantas verdades desde su frustración y su rabia, y su melancolía… Y gracias a Dorothy, porque aunque no pudo disfrutar de una carrera larga, nos ha dejado un vestigio maravilloso.

Ese moño perfecto


¡Buen viernes y buen fin de semana! La semana que viene no tocaba, pero habrá otra lista de 5, y por supuesto, anécdota librera ;)


8 comentarios:

  1. ¡Buenos días!Me ha encantado la reseña, y la verdad es que has conseguido que me plantee hacerme con ella :-) Me da la sensación de que tiene un toque a "Las hermanas Bunner" de Edith Wharton, pinta de maravilla :) ¿Has leído "Cuento de viejas" de Arnold Bennett? Te la recomiendo encarecidamente si no es así ;)

    Un beso, guapa, ¡y feliz finde! Descansa y disfruta de las lecturas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lucy, gracias! Y por las recomendaciones. No he leído nada de Arnold Bennett, y además creo que apenas hay nada en Balmes 129 bis. Lo tengo que remediar pronto. Pero es que la última vez que busque su obra, vi casi todo agotado :( Haré otro check. ¡Un besazo!

      Eliminar
  2. Estimada amiga.
    Soy Alfonso Castán, uno de los editores de la Editorial Contraseña. Te escribo para informarte a ti y a los seguidores de tu blog de que el mes que viene publicaremos la traducción de "Cassandra at the Wedding". A la vista de tu reseña, veo que hemos tenido una buena idea. El año pasado publicamos otra maravillosa novela de esta autora, "El chico de la trompeta" ("Young Man with a Horn". En nuestro perfil de Facebook puedes ver la ilustración de la cubierta.
    Un cordial saludo,

    Alfonso Castán
    Editorial Contraseña

    ResponderEliminar
  3. Estimada amiga:
    Me he emocionado tanto al ver tu entrada que me he saltado los dos primeros párrafos y solo he leído la reseña de la novela. Ya veo que estás al tanto de que el año paso publicamos "El chico de la trompeta" y que estamos a punto de sacar "Cassandra en la boda". Muchas gracias por estar al tanto de lo que hacemos.
    Un cordial saludo,

    Alfonso Castán
    Editorial Contraseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Alfonso! Gracias por tus mensajes. El catálogo de Contraseña me gusta mucho, aunque como se trataba de una autora americana, preferí leerla en inglés. Es una promesa que me hice a mí misma, lo que se pueda leer en versión original, así se lee. ¿Os vais a atrever con Trio? Porque con esa sí que me podríais tentar, ya que ahora mismo se encuentra descatalogada. Una lástima, seguro que también es muy interesante.

      Además, tenéis a otra de mis autoras favoritas en catálogo: Muriel Spark. Lo que me viene genial para hacer regalos a los que no puedan leerla en original.

      Espero que veas este mensaje.

      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Estimada Jen:
      Muchas gracias por tus palabras. Ya veo que conoces nuestro catálogo y que estás al tanto de nuestro títulos, lo cual te agradezco. Y gracias también por regalar nuestros libros. Cuando publiquemos "Cassandra en la boda", compartiré tu reseña en Facebook.
      Un abrazo,

      Alfonso Castán
      Editorial Contraseña

      Eliminar
  4. Jen, me llevo un 2x1: me has descubierto una nueva editorial a la que echar un ojo y nuevo libro que añadir a la lista (infinita) de libros por leer. ¡Y que nunca falten! :)
    Me ha encantado lo que nos has contado sobre Judy y Cassandra y ahora necesito saber que ocurre con ellas :)
    Un beso grande y ¡no dejes de devorar catálogos para contarnos lo que vas descubriendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Marie! Es recíproco: cada vez que entro en tu blog, me enamoro de algo :) Y descubro autores, ediciones, etc. Lo de los blogs es tan guay como los catálogos, siempre pescas algo. ¡Un besazo!

      Eliminar