viernes, 22 de agosto de 2014

throwback 3

Repasando las novedades de octubre de cierto proveedor nacional de cuyo nombre prefiero no acordarme, me topé con el siguiente lanzamiento, que ha sido anunciado en los medios sobre el género de terror por doquier, pero del que no es necesario que tengáis noticia (y vengo yo aquí y es lo primero que os cuento):

¿Por dónde queréis comenzar a comentar la portada?
Si existe una autora de la que reniego como una bellaca es de Anne Rice. Es de lo peor que os podéis encontrar en el género de terror. Os lo digo por experiencia porque, a la tierna edad de 15 años, yo también me enganché a sus Crónicas Vampíricas. Una no nace con el gusto formado, me temo. Durante una época, leí terror sobre todo, y por desgracia, fui a topar con lo peorcito (ya os he dicho que renegaba 100%). Como mucho, podría salvar el primero de la serie, porque es cortito y entretenido. Y vale, el personaje de Lestat estaba bien formado, pero no es nada comparable con Heathcliff, Voland o la señora Danvers. 

No obstante, la afición a este tipo de novelas proto Crepúsculo me dio para que fuera al cine a ver la adaptación que habína hecho de La reina de los condenados, que es serie B totalmente, de la aburrida y con poca gracia. De hecho, solamente se salva una cosa: la banda sonora no estaba nada mal. Y eso que nunca me ha gustado el metal. Pero incluso llegué a comprar el CD, porque durante un verano, me gustó bastante (todavía no os llevéis las manos a la cabeza)esto:


Pesos pesados del subgénero, pero nada parecido a lo que me gusta de verdad. ¿Por qué suceden estas cosas? ¿Por qué, por qué? ¿Qué hago yo escuchando esto? 

Eso sí, por suerte, en esos momentos en que me apetece un poco de música dura, atronadora, con letras oscuras, que le dé un toque dark a una lectura, me quedó con clásicos como Black Sabbath, o con este grupo sueco (que me descubrió un compañero de Rambla Sant Josep 88-94). Ni punto de comparación. Esta sí que es música para que existan los vampiros:




¡Buen fin de semana!

2 comentarios:

  1. Todavía estoy en shock después de ver esa portada de libro....xD
    Yo también tuve mi época best seller en la adolescencia, aunque afortunadamente no me dio por los vampiros; y mi época heavy metal estuvo muy bien porque me hice un gira de garitos oscuros y decadentes que de otro modo no hubiera conocido, y que amplió mi visión del mundo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días que me da por curiosear y escuchar cosas que normalmente no escucho. Pero reconozco que el heavy metal me cuesta. Eso sí, Cult of Luna ha sido una excepción, básicamente este disco de Vertikal.

      La portada, digo yo, ¿se supone que es un vampiro? Porque no podía estar más morenote ;)

      Eliminar