viernes, 1 de agosto de 2014

algunas mujeres están en contra del feminismo

Visito el blog de Leah con bastante frecuencia, no sólo por satisfacer mi parte más frívola (que también), sino porque me parece una persona entrañable. La semana pasada, puso un enlace a una entrada de The Bloggess, que leí con la mandíbula casi en el suelo. Trataba sobre la existencia de un Tumblr del que todo el mundo habla últimamente, por lo que he podido comprobar después: Women Against Feminism. Traducido: Mujeres contra el feminismo.

La operativa de este blog es sencilla, Tumblr es una plataforma más visual que otra cosa: mujeres de todas partes cuelgan su foto con un cartel donde exponen por qué no son feministas. De hecho, por qué están en contra.

En su momento, y mientras leía el artículo de The Bloggess, pensé, bueno, serán jovencitas o mormonas. Como confesé en la primera entrada de este blog, durante un tiempo de mi vida, yo fui lo bastante ingenua para pensar que no necesitaba abogar por el feminismo, al que consideraba implemente un movimiento a superar, caduco. Pero nunca me posicioné en contra. Decir que estás en contra de algo es tener un motivo y tomar una posición muy definida y muy definitiva. Y nunca sabes lo que te va a pasar mañana.

No pude resistir la tentación y, por supuesto, entré en el susodicho Tumblr. No voy a poner el enlace aquí, porque yo decido a quién le doy tráfico. No voy a caer en descalificativos. Pero sí quiero apuntar que me sorprendió descubrir que no sólo son crías sin ideas definidas ni mormonas, que las habrá. Es una variedad considerable de mujeres contra el feminismo, con una serie de prejuicios típicos contra el movimiento y una preocupante desinformación. También las hay que dicen haber sido feministas y haber acabado “desencantadas”. En realidad, no se posicionan en contra del feminismo per se, aunque así lo piensen, sino contra las feministas más radicales, que dudo mucho que sumen el porcentaje más elevado de mujeres que se consideran feministas. Quizá muchas no lo hayáis pensado nunca, porque es innecesario y retórico anunciarlo, pero si nunca os lo habéis planteado, como mujeres: ¿por qué no vais a ser feministas? ¿Por qué le vais a dar la espalda a un movimiento que en realidad es inclusivo, que lucha por una sociedad más justa, y un mundo donde la convivencia sea menos difícil para todos?

Encantadoras mujeres luchando por el voto


Muchas veces paso por encima de las cosas pensando: para qué, no le voy a dar cabida ni minutos en mi vida; ante las necedades oídos sordos. Pero hay necedades muy peligrosas. Lo que tú sabes que son falacias y absurdeces, puede estar haciendo daño a otra persona, la puede llegar a convencer de algo. Y en ese caso, creo que las anti-feministas merecen ser contestadas. Porque vivimos en un mundo plural donde todo el mundo tiene derecho a decir la suya, sí, por supuesto, y a obtener una réplica.

He aquí una serie de razones por las que no ser feministas que no puedo evitar comentar. Comprobaréis que todas tienen una idea muy (im)precisa de lo que una feminista sostiene. Y que todas parecen obviar que el feminismo es una ideología muy heterogénea, casi como la fe, que una persona lleva dentro y entiende a su manera. Eso sí, sin credo ni imagen de por medio:

1  I don’t need feminism because… it’s just another trend (No necesito el feminismo porque es una moda más).
Además de la imprecisión absoluta de calificar como moda un movimiento que forma una parte muy importante de la historia del siglo XX, y del presente, esperamos, y con largo recorrido ya, lo que demuestra que se pasa por las clases de Historia aprendiendo bien poco, esta mujer perpetúa esta manía tan frecuenta ahora de decir que “todo es una moda”. Es una manera vaga de argumentar, que en realidad, no dice absolutamente nada. Y además, ¿en qué se basa para decir que el feminismo es una moda? ¿Sale todos los días en las portadas de la revista, en los telediarios, en los discursos de las top models? ¿Es como el peplum, que como la temporada que viene ya no se llevará, casi que ya no me lo compro?

   The patriarchy isn’t real (el patriarcado no existe).
Pero sí existe el anti-proyecto de ley de Gallardón. Y la prostitución. Y el teléfono 016. Y las clientas que te piden un pack de English File y cuando vais a caja te dicen: “espera, que mi marido está aparcando, ahora paga él”. He tenido 5 jefes hombres contra 1 jefa mujer. Puede ser una total coincidencia, por supuesto. Pero estadísticamente, esto no lo pueden negar, en los puestos de poder sigue habiendo más hombres que mujeres. Sigue habiendo más mujeres dependientes de su marido, del padre de familia, que a la inversa. Que la generación de nuestros padres todavía no ha fallecido, no la podemos borrar así como así. El patriarcado no es una creencia. Ni una opinión. Ni un hecho que ocurrió hace centenares de años.

     Because I like being feminine (porque me gusta ser femenina).
En realidad, a las feministas también. No creo que muchas quisieran perder sus cualidades femeninas y dejar de ser mujeres. Cierto es que muchas feministas luchan por revolucionar, transformar, y en general, pluralizar el concepto de “feminidad” tan arraigado en la imaginación colectiva. Me explico: Yo me depilo las piernas desde que tenía unos 13-14 años. Como mis hermanas. Y como mi madre. Y como mi abuela. ¿Por qué? Porque es una hábito que he adquirido a través de las mujeres de mi familia, casi tan interiorizado en mí como el de lavarse los dientes o el pelo. Hay mujeres que han decidido dejar de hacerlo. ¿Han dejado de ser femeninas? No. La feminidad no consiste en eso. Una mujer con pelos en las piernas es igualmente una mujer. Y a la inversa. Pero parece que una mujer con pelos en las piernas y que decida no usar cosmética dejar de ser femenina. Y lo cierto es que podrán decir lo que quieran, pero es, ergo existe.

    Our sons are not inner rapists and our daughters are not perpetual victims (nuestros hijos no son violadores en potencia y nuestras hijas no son víctimas perpetuas).
Muchas de las mujeres de este Tumblr comentan que tienen hijos que merecen ser tratados con igualdad,  y con respeto, y con amor, y que nadie les tilde de depredadores de antemano. Y en eso tienen razón. Lo mismo para vuestras hijas. Ahí de acuerdo. Pero no podemos actuar como si esto fuera el paraíso. Como si aquí no pasara nada. Como si ninguna mujer no tuviera que oír eso de “mírala cómo va, enseñándolo todo”, dicho con desprecio, dicho ante los niños. Porque se oye, ¿y cuál es el problema? Oigo constantemente que es que las adolescentes van enseñando la cacha del culo. Bueno, hace calor, y eso sí que es una moda. Y es como si alguien decide salir en pelotas y con un tiesto en la cabeza. No es de recibo que nadie comente nada. Nadie dice que los hombres sean violadores en potencia, en realidad. Lo que se tiene que parar ya es la exposición a tantos mensajes encubiertos, y directo, que le dicen a una mujer lo que puede y no llevar; cómo comportarse para ponerlo a mil, y parar los “guapa, dame tu telefóno”, y las miradas lascivas gratuitas que te puedes llevar en el metro o el nit bus cuando vuelves a casa por la noche, etc. Porque eso no son piropos, son faltas de respeto. Que en casi todas las guías siempre hay un apartado “mujer viajera”, con las precauciones en esta ciudad o este país. ¿Y no os parece que por algo será?

Una mujer no es una víctima. Estoy de acuerdo. Y no es victimizar a la mujer denunciar que alguien se pueda sentir atacada si algún ____ decide que es una genial idea tocarle el culo en una discoteca. Y a la inversa. Me parece igual de mal el cliente baboso que coge y me toca la espalda porque a él le da la gana, que la clienta babosa que le tira la caña a mis compañeros libreros.

Mujeres en contra del certamen de Miss Mundo 


Esos son solamente algunos ejemplos. Luego hay otros que directamente, como motivos, son bobadas, o razones totalmente personales. Y como he dicho, creo que casi todas estas mujeres tienen en mente a una feminista radical. Muchos eslóganes feministas están sacados de contexto. Y lo que ya es matador es cuando suben una foto con un cartel que reza: “this is how an antifeminist looks like” (este es el aspecto de una anti-feminista). No quería decir nada ofensivo, pero la verdad, es que no vais a encontrar argumentos inteligentes, ni bien razonados, o que den pie al debate.

Soy feminista. Pero tengo mis propias opiniones, al respecto de lo que yo pueda llegar a opinar por experiencia o conocimiento, que será limitado, obviamente. Podré estar de acuerdo o discrepar con la feminista más radical, y con la anti-feminista. No odio a los hombres ni creo que el sujetador sea un elemento de opresión. Pero sí vivimos en un redil social en el que es muy difícil tener un pensamiento libre e independiente, y basar tu vida en ello. No soy fatalista. Pero hay tantas cosas en las que no creo, que a veces pienso que soy un poco nihilista.

Parece que todos los “-ismos” sean el mal. Con la de maravillosas corrientes artísticas que acaban en “ismo”…


Espero que paséis un buen fin de semana. La librera empieza hoy las vacaciones a partir de las 20:30. Pero como la semana que viene sigo por aquí, ¡habrá anécdota! ;) 

2 comentarios:

  1. Justamente el que el feminismo sea una ideología heterogénea; el que haya sido tan polémico y fundamentalista el tipo de uso que le dieron muchos gobiernos para justificar sus propios objetivos, y el que sea aún más heterogeneo el tipo de personas que se hacen llamar feministas; permite entender perfectamente porque es una palabra imprecisa, ya que el significado de las palabras está en el uso que se le da en el mundo real, no el que supuestamente le da una institución formal. Por lo mismo estás mujeres hablan en contra de uno de los posibles significados de la palabra, lo cuál no necesariamente quiere decir que esté en contra de todos los posibles significados. La conclusión es que ya que entendemos que esa palabra tiene un significado demasiado diverso, no puede ser utilizada sin antes definir claramente el significado que se le va a dar antes de comenzar una discusión.

    Aparte de eso.

    1. Sí se puede decir que el feminismo es una moda; porque sólo recientemente fue promovida por el poder, en beneficio de los intereses imperialistas, capitalistas; hace más de 20 años el feminismo no significaba nada para el 99% de la población.

    2. Tienes razón en que el patriarcado sí existe, pero de lo que hablan estas mujeres es de si creen que existe un patriarcado injusto; no es lo mismo el pensamiento de una mujer que quiere que su esposo gane lo más posible para que pueda mantenerla, que el pensamiento de una mujer que esta compitiendo con los hombres para ganar lo más posible, por ejemplo ¿me explico?

    3 y 4. Por un lado si a ti no te gusta una cultura, piensa que a ellos tampoco tiene que gustarles otra cultura que tú te inventes (obviamente desde tu visión teórica, incompleta y parcial). Por otro lado, es un problema darle demasiada importancia a las cosas; lo mejor que puedes hacer con una mirada lasciva es ignorarla y el que te toquen sí esta mal y puedes reclamarlo, pero tampoco es para que se caiga el cielo; el darle demasiada importancia a los problemas no sólo los hace grandes, sino que permite que puedan dañarnos muchísimo más de lo que lo harían en condiciones normales y eso es insano; además el verdadero origen de lo que hablas es el instinto natural sexual y la forma de vida actual (por el tipo de convivencia entre hombres y mujeres que promueve). Si te fijas cuando la sociedad era mucho más tradicional en su forma de vida y valores, era mucho menos común esta parte de lo que criticas.

    ResponderEliminar

  2. Hola, Anónimo. Muchas gracias por tu mensaje. Sacas a la palestra cosas muy interesantes, que se podrían debatir durante horas :)
    Quiero preguntarte y puntualizar algunas cosas:
    1) ¿Qué tipo de promoción del feminismo ves por parte de las esferas de poder? Sigo pensando que no está de moda, pero sí ha sufrido una evolución gracias a Internet y las redes sociales. El espacio público se transforma, se hace más amplio, y ayuda a sumar a muchas personas a la causa. Creo que no es preciso que digas que hace 20 años no significaba nada para el 99% de la población. ¿De qué población estamos hablando? Porque precisamente en los 90 se inaugura la Tercera ola del feminismo, mucho más inclusiva.
    2) No creo que las mujeres "compitan" con los hombres por un salario mayor. Sino que luchan por hacerse un hueco en un sistema rancio que necesita ya ser destruido. Se contratan a personas. Pero hablo de mi experiencia personal, donde a efectos prácticos nunca me he visto en "guerra" con los hombres. Quizá otras mujeres sí se vean compitiendo. Pero como siempre respondo a todo aquel que acusa a los de fuera que vengan a quitarnos el trabajo: si yo no puedo conseguir un puesto de trabajo en concreto, me va a dar rabia porque quería esa oportunidad, y me da igual quien se quede el puesto, me da rabia igual, sea hombre o mujer, de aquí o de Marte. No me va a dar más porque sea de fuera, o porque sea hombre. Nunca he experimentado la diferencia salarial por ser mujer. Eso no se puede aguantar, que dos personas con una categoría tengan distinto salario en concepto de si es mujer o hombre. Es ridículo. Cuando dices “mujer mantenida”, también me gustaría que precisaras. ¿Es la que se queda en casa y no recibe un sueldo? ¿Se puede usar realmente seguir usando esa palabra tan fea? A mí me encanta salir a trabajar. Porque me encanta el contacto con la gente, estar fuera de casa, etc. Pero en casa también se trabaja, y muy duro, y a cualquier hora: que a todos nos encanta llegar a casa y tener el plato en la mesa, todo limpito, etc. Es totalmente respetable que un matrimonio, familia, etc. se organice de este modo si así lo desean y lo han pactado. Es organización del trabajo. Personalmente, a mí me gusta más el modelo en que los dos trabajan fuera y lo de casa se lo reparten. Pero eso ya es un gusto personal.

    3) Que me toquen no es para que se caiga el cielo, tampoco es que vaya a empezar el Apocalipsis, ok. Pero yo decido quién me toca y si para mí un hecho en mi vida es una cuestión relevante. De normal, no digo nada. No me quita el sueño que una señora me coja del brazo y se pasee un rato conmigo por la tienda (esto me ha pasado). De hecho, a este hombre no le dije nada, porque no hizo falta, me aparté de tal forma que se dio cuenta de que no me había hecho ninguna gracia. No es que haga una montaña, pero son ese tipo de sutilezas las que siempre se dejan pasar, y contribuyen a que siga habiendo malos vicios de conducta social. Vale, ignoro la mirada lasciva, pero a las 3 de la mañana en un metro, esa mirada lasciva puede producir inseguridad, e incluso miedo. Que una ciudadana se sienta intimidada en su propia ciudad por la noche, por las miradas, y comentarios, pues fíjate, a mí me parece importante destacarlo.

    No pensé que esta respuesta iba a ser tan larga…

    ResponderEliminar