miércoles, 20 de agosto de 2014

5 motivos por los que no debería dedicarme a mirar catálogos online

Se acumulan con bolsa o sin en una de las baldas bajas de la segunda Billy que tengo en casa. O bien, los tengo colocados en el sitio que les corresponde, disimulados con el resto. A veces, aparece uno en un bolso que hace tiempo que no uso. Tengo algunos en el cajón del escritorio, un par en la mesa esperando turno. Lo mío ya no puede llamarse pila de lecturas pendientes, pues sería capaz de llenar más de una caja de tamaño medio… ¿Y qué hago yo?

Mirar catálogos online de editoriales. Con la excusa de que en agosto hay muchas horas muertas en la librería. Con la otra excusa de que una librera informada es mejor librera. Pero con el mismo resultado como cuando voy a comprar un regalo a H&M: al poco tiempo, me doy cuenta de que estoy buscando algo para mí.

Si yo esta mañana hubiera tenido una Visa Oro con unos fondos con varios ceros, lo que viene a continuación es lo que habría comprado, y lo que habría gastado. Como veréis, también miro catálogos en español. Porque aunque en Balmes 129 bis nos dediquemos a la lengua de Joan Didion, también está esa otra excusa de que siempre te vienen a pedir lo que acaba de salir en el mercado de aquí, y mejor estar preparados. Y que me encantan los catálogos, oigan.

1) Automática Editorial: Como estoy enamoradísima de la lectura de La vida de un hombre inútil de Maxim Gorki, de la que quizá hable más adelante, era bastante razonable ir a cotillear un poco lo que sacaba la misma editorial. Nada más entrar en la web, aparece ese pedazo de portadón titulado Moscú 2042. Exclamación. Firmado por Voinóvich. Emoción suprema, me encantó Vida e insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin. Distopía. ¡Compro! Ya de paso, entro en la ficha de El tren cero de Yuri Buida, que en más de una ocasión he hojeado en La Central. Y puestos a redondear la hipotética compra, añadiría Me llaman Capuchino de Daniil Jarms e Infancia de Maxim Gorki, a quien declaro amor eterno.

Miren qué portada más dictadura del proletariado. Fascinante


Total: 77,90€

2) Astiberri: Aquí voy a ser comedida. Busco algo que ya he visto de reojo en un par de ocasiones. Algo que acabaré encargando a mi librero de cómics de confianza, que nunca tiene en stock lo que ando buscando, pero tiene cuenta abierta en SD y eso es lo importante. Y además, toda la gracia del mundo y el savoir faire que no tienen los del chalequito (me duele decirlo, porque he sido una de ellos, pero a veces, no hay color). Bueno, también podría pasarme por Arkham Comics, porque aquel chico tatuado era bien simpático. Y entonces llevarme Inspector Moroni de Guy Delisle, nada más por esta vez, gracias. Volveré. Porque volveré a entrar en el catálogo de Astiberri, aunque la página sea un horror, porque ese “Los 400 golpes de Astiberri” con Jean Pierre Léaud de jovencito, que bien colgaría en mi habitación a modo de póster teenager, me puede. Me llama. Viene a mí.

Moroni tiene el mismo estilo que Colombo, ¿o me lo parece a mí?

Total: 20€


3) Capitán Swing: Creo que esta editorial es la única que por el momento me podría hacer quebrantar esa norma de que todo lo originalmente escrito en inglés, se lee en inglés. Pero es que esas ediciones de Chavs: la demonización de la clase obrera de Jones Owen y La formación de la clase obrera en Inglaterra de Thompson, que tenemos en el fondo de Balmes 129 bis, son puro amor del rojo. Pero lo que ha avivado mi codicia hoy es ese tomo titulado Viviendo mi vida de Emma Goldman. Revolucionaria. Feminista. Polémica. ¿Qué más se puede pedir?

Una siente, solamente con ver la portada, que al terminar este libro, será un poquitín más culta



Total: 75€

4) Omnibus Press: Yo no suelo leer mucho ensayo sobre música, algo que siendo mi segunda gran pasión, debería hacer más a menudo. Por eso, te dices, oye, a ver si Omnibus tiene algo que no sea muy denso, que sea divulgativo, sin necesidad de hacer una cátedra y… Bowiestyle de Mark Paytress, sobre uno de los seres más interesantes que habitan esta tierra, te saluda cómplice. En la portada, en su etapa Let’s Dance, Bowie te dice que compres, y compras. Por supuesto, valdrá la pena. Con todas las fotos que puedas desear, vayan poniéndome el babero.

Ssshhhh, si Bowie te hace una confidencia, no la vas a ir promulgando, claro. 


Total: 20 libras. Mejor no pensemos en euros. 

5) Folio Society: No debería haber descubierto jamás de los jamases la Folio Society. Porque se trata de eso, de una sociedad, de un club. No de una catálogo editorial que pueda distribuirse en librerías. Vamos, que a través de Balmes 129 bis no puedo comprar nada. Entro en la web. En 0,00001 segundos se me ponen los dientes largos. Clásicos, clásicos, clásicos. Todos los que quiera, en preciosas ediciones hechas con mimo; algunas tan exclusivas que doblan mi sueldo con creces. Mejor no entréis en la sección de ediciones limitadas. Hay que recordar esa dirección para el próximo viaje a la capital inglesa. Por celebrarme a mí misma, hoy hubiera comprado A Clockwork Orange de Anthony Burgess, que ya va siendo hora de una relectura; Dickens’ London, The Foundation Trilogy de Isaac Asimov; también me llama Dracula, porque es una pena la edición de Penguin Classics que tengo en la estantería; sí, y el de Richard III: England’s Black Legend, que tiene buena pinta; y claro, si está entre sus bestsellers, Restoration London y Five Days in London, May 1940, ya saben que me obsesiona esa ciudad; me hace usted el carnet de socia, pago la cuota para 1000 años, y estoy bien, no se preocupen, sólo me he desmayado un momento ante tanta belleza.

El mundo es más bonito porque existe Folio Society


Total: no lo quiero saber. Por favor, no me lo digáis. ¿Puedo pagar a plazos? Dejad que viva este sueño de que he comprado todo eso y que me vuelvo a pasar la semana que viene.

Y tengo tiempo para leerlo. Y espacio para que me luzca bonito. Y quedamos en alguna tertulia literaria, donde mis palabras suenan coherentes y cohesionadas. Disculpadme, siempre que suena Schubert de fondo me siento como una dama de la alta sociedad.

Decidme, ¿estáis tan enfermos como yo? ¿Tendrá cura? No me mandéis a la biblioteca, por favor, que además está cerrada, que la gente subraya sin piedad y siempre está reservado lo que ando buscando.

¡Feliz miércoles! 

7 comentarios:

  1. Para tu tranquilidad , no eres la única que rastrea por Internet como un sabueso, hace listas imaginarias e interminables de libros, sale con gesto agridulce de la librería porque encontró cinco libros que llevaba meses buscando....pero sólo pudo comprar dos....y el resto se quedaron mirándole acusadores desde la estantería....
    Me ha encantado descubrir de tu mano la Folio Society, ahora mismito voy a investigar! Me llama mucho Moscú 2042, magnífica portada!!!
    Después de horas de ojear en Book Depository, el catálogo de Alba ....se me acumula el trabajo con estas nuevas informaciones! Sé que soy un caso clínico, porque mi ritmo de lectura es de un libro al mes, soy de lectura pausada....pero ay mis compras! Tengo para leer hasta que me jubile!

    Gracias Jen por descubrirnos todas estas maravillas y hacerme saber que no soy la única librópata!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Marissa! Me encanta el término librópata, lo voy a utilizar con frecuencia :) :)

      Te comprendo perfectamente en lo de tener libros hasta que me jubile. Si un día los contara, se me caerá la cara de vergüenza. Yo cuando llevo buen ritmo, voy a uno por semana. Con ritmo mejorado, a uno y un cómic. Pero claro, es difícil de calcular, porque siempre tengo mil cosas empezadas.

      Si cae algo de Folio, ya nos informarás.

      ¡Un beso!

      Eliminar
    2. El copyright del término debo decir que es de la web librópatas.com, échale un vistazo que te va a gustar. Publican artículos de todo tipo sobre nuestra pasión común, la lectura. Ya verás qué interesante.

      He mirado precios de la Folio Society y por poco me caigo de espaldas!!
      Lo guardaré en reserva por si hay algún alma caritativa y adinerada que me los quiera regalar xD feliz jueves!

      Eliminar
    3. ¡Gracias por la recomendación!
      No conocía esa web :)

      Eliminar
  2. ¿POR QUÉ? Tampoco conocía Folio Society y ahora tengo un vacío existencial muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendríamos que preguntar a ver si nos hacen un 2x1 o un 3x2, o como esas compañías de tráete-a-un-amigo-obtén-un-descuento. Ais...

      Eliminar